Black Mirror, Bandersnatch: ¿Cuál es la realidad?

Bandersnatch-black-mirror-1

Sentando un precedente en Netflix y respecto al futuro del cine, Black Mirror regresa para cerrar el año con “Bandersnatch”, una película que lleva la interactividad a otro nivel, en la que nosotros como espectadores tenemos un rol activo en las decisiones del protagonista, determinando sus acciones a lo largo del relato. Un tema que prevalece en la narrativa es el cuestionamiento de la realidad, la que se va distorsionando de diferentes maneras dependiendo del camino escogido.

Stefan Butler (Fionn Whitehead) es un joven que, habiendo creado su propio videojuego, acude a una empresa dedicada a desarrollarlos en la que trabaja uno de sus ídolos, Colin Ritman (Will Poulter).

El juego consiste en un laberinto en el que para poder continuar el usuario debe escoger una de las opciones que entregue la pantalla, teniendo así distintos finales dependiendo de lo elegido. De la misma manera, nosotros como espectadores poseemos el control sobre la vida de Stefan, cambiando así su destino final.

La fría atmósfera en la que nos inserta esta historia junto al trastorno psicológico del protagonista hacen que se produzca un persistente cuestionamiento de la realidad, siendo este el principal objetivo de la nueva entrega de esta popular serie. Buscando confundirnos, tal como sucede en el videojuego de Stefan, nos encontramos insertados en un confuso laberinto con múltiples realidades. Así, el tema de la hiperrealidad está en cada uno de los caminos existentes.

Mezclando ficción con realidad, el nuevo tipo de experiencia que nos brinda esta película es lo que más destaca de ella, al reformular el rol que un espectador solía tener con respecto al cine, no teniendo incidencia alguna en la narrativa y solo recibiendo su contenido pasivamente y pudiendo tener sus propias interpretaciones.

Sin embargo, hoy con Bandersnatch el rol del espectador pasa a ser mucho más activo, y la capacidad de interactuar por primera vez de esta forma es la que hace que sea tan bien recibida la historia.

Netflix ha señalado que la película tiene cinco finales definitivos, mientras que hay multiplicidad de otros caminos catalogados como finales incompletos, que permiten que se pueda retroceder para tomar otras decisiones.

Así, Black Mirror nos lleva a otro nivel: no existe linealidad, podemos avanzar y retroceder durante horas, viajando por las diversas posibilidades y finales alternativos. Sin embargo, como suele ocurrir con los capítulos de la serie inglesa, no hay final esperanzador para su protagonista.

Claramente, desde hoy podemos esperar una multiplicidad de películas o series que optarán por este nuevo camino, entregando así experiencias cada vez más completas para los consumidores.

Por otro lado, el filme disponible en Netflix demuestra una vez más que no solo es capaz de anticipar posibles futuros, sino que al mismo tiempo invita a que estos se lleven a cabo en la realidad, generando esta vez con ‘Bandersnatch’ la interactividad con las películas.

Pese a no ser de los mejores relatos de la serie, es la experiencia la que importa, la cual se sobrepone al relato mismo.


Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO