Avril Lavigne desaprovecha un gran disco con "Head Above Water"

avril

Seis años tuvieron que pasar para que Avril Lavigne regresara con nuevo material discográfico para sus fanáticos, los mismos que la llevaron a ser uno de los iconos adolescentes de la década del 2000, con éxitos como “Complicated”, “I’m With You”, “Sk8er Boi” y “Girlfriend”.

El gran descanso que se tomó la canadiense no fue por cualquier razón, y es que tras finalizar la promoción de su último trabajo la cantante fue diagnosticada con la enfermedad de Lyme, producida por una garrapata y en la que pensó que no volvería a cantar nunca más.

Cabe destacar que también Avril Lavigne durante ese tiempo pasó por varios momentos, entre ellos el fin de su relación con el vocalista de Nickelblack, Chad Kroeger, el fracaso comercial de su disco homónimo y ser acusada de racista por el vídeo del single “Hello Kitty”.

De ahí es donde nace “Head Above Water”, un disco en el cual Avril Lavigne escribió mientras se encontraba según sus mismas palabras, recostada en su cama esperando su muerte y que le sirvió como terapia para volver a sentirse viva.

Así mismo el disco abre con la canción que le da el título, “Head Above Water”, influenciada fuertemente por la música gospel, y en el que Avril relata la lucha personal que tuvo que combatir para no rendirse ante su enfermedad.



El disco continua con “Birdie”, en la cual Avril se compara con un pájaro que empieza a volar bastante alto y lejos de todo lo que la atormentó y le hizo mal, y que recuerda mucho a la Avril de los primeros discos, con bastante percusión y ciertas guitarras eléctricas que le dan fuerza a la canción.

“I Fell In Love With The Devil” inicia con una serie de violines bastantes similares a los que usaba Lana Del Rey en su disco “Born To Die” en donde Lavigne relata una relación tóxica que tuvo simultáneamente en el peak su enfermedad.

El disco sigue “Tell Me It’s Over” y “Dumb Blonde”, que quizás son los temas más comerciales del álbum, la primera, una balada con influencias retro, estilo que ha recobrado vida últimamente gracias a Rihanna con “Love On The Brain” y que la misma Camila Gallardo realizó con “Pa Callar Tus Penas”, mientras que “Dumb Blonde” parece una continuación de su tema “Girlfriend” sólo que con la inclusión de la rapera Nicki Minaj en el bridge del tema.



Ambos temas se sienten fuera de lugar en el disco a tal punto de perder su cohesión y que al parecer fueron grabadas para quizás traer un éxito para el disco de manera desesperada a tal punto de carecer de personalidad.

Y es que al parecer Avril se inspiró bastante en sus temas anteriores para este disco, ya que “It Was In Me” es una versión más débil de “I’m With You” y con unos tintes de “Iris” de Goo Goo Dolls. El tema es casi un monologo en donde Avril reflexiona sobre la búsqueda del amor y la felicidad está en uno mismo y no en el resto.

“Souvenir” trata sobre un amor de verano que llega a su fin y que tiene ciertas influencias country, y además recrea los “yeah yeah” de “I’m With You” en el bridge, mientras que “Crush”, que tiene un sonido doo-woop similar a la ya mencionada “Tell Me It’s Over” y que trata sobre volver a encontrar el amor correcto, pero aún así tener miedo de que termine igual que los anteriores.

La línea positiva del disco sigue con “Goddess” en el que Avril se siente orgullosa de la relación que tiene con su nuevo novio, diciendo que “la trata como una diosa”, bajo un ambiente bastante acústico pero que termina explotando al final del coro.

Ya llegando casi al final se encuentra una movida y veraniega “Bigger Wow”, que perfectamente pudo haber sido un éxito a principios de la década y que habla acerca de seguir buscando aventuras en la vida, mientras que “Love Me Insane” habla sobre el primer día en el que Avril y su novio se conocieron.

El disco cierra con “Warrior”, retomando la línea de los primeros temas del disco y en el que Avril cuenta todo lo que pasó durante la enfermedad de Lyme y como logró sobrevivir y que nunca nadie logrará detenerla, y en el que pone fin a un confuso y variado trabajo.

El contenido lírico de “Head Above Water” es bastante interesante debido a lo personal que es, sin contar el gran rol que juega Avril con su voz, en la que juega y se luce en casi todos los temas, pero que queda en un segundo plano gracias a sus melodías clichés, y lo similar que suenan a otros éxitos en versiones malogradas a tal punto de resultar un trabajo olvidable.

Temas como el que le da el título al disco, “Birdie”, “It Was In Me”, “Souvenir” y “Warrior” demuestran el potencial que pudo tener “Head Above Water”, pero que terminó en nada debido a la inclusión de temas que no encajan en el disco y que hacen perder todo el interés e intención que tuvo Avril, y que hace que su trabajo más personal hasta la fecha carezca de personalidad y del sello Avril Lavigne que todos conocemos y que la llevó a la fama mundial apenas era una adolescente.

El nuevo disco de Avril Lavigne, “Head Above Water” ya se encuentra disponible en todas las plataformas digitales.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO