Ases Falsos en Lollapalooza Chile 2019: a prueba

ases-falsos-lolla-1

Cualquier novato que mirara las pantallas del Acer Stage a las 15:00 horas, vería a una engreída banda de rock preparándose para salir al escenario entre clichés del backstage, miradas casi coquetas a la cámara y abrazos grupales.

Los fanáticos que se agolpaban en el terreno cercano a La Cúpula del Parque O’Higgins verían a los Ases Falsos burlarse de la caricatura de bandita de rock fingiendo ser una y, de paso, haciendo reír al público.

Una vez en el escenario, la banda comandada por Cristóbal Briceño dispara la artillería: “Mala Fama”, “Qué Hará de Mí” y “Pacífico” suenan sin pausas ni espacios para el descanso. De pronto, la banda queda escondida detrás de la nube de tierra levantada por el entusiasmo del público.

Mientras suenan los primeros acordes de “Así Es Como Termina”, discretas gotas comienzan a caer desde el cielo, como si fueran una respuesta para apagar el incendio que inspiró las letras de la canción.

El ambiente se calma y las palabras de Briceño nos llevan a viajar en el tiempo y nos vamos a tres años atrás: “La última vez que tocamos acá, por un error nuestro, nos excedimos en el tiempo y este canto quedó truncado. Vamos a terminarlo hoy”.

Los que estuvieron presentes ese 19 de marzo de 2016 saben que se trata de “Simetría”, canción que terminaron interpretando con los equipos apagados. Quienes se repiten a la banda asienten, casi agradecidos, por dilucidar el misterio de lo que realmente ocurrió y de poder corear como corresponde una de las canciones insignes del disco “Conducción”.

De vuelta al presente, la romántica canción es la oportunidad para recuperar el aliento antes de la última parte del show. “Nace un contragolpe” suena para remover y despertar a la masa de gente que llena el Acer Stage, mientras que “Mucho Más Mío” invoca a los sonidos más fuertes y sólidos de la banda.

El reloj avanza y se acerca la hora de finalizar. La fuerza y potencia de “Chakras” y “Gehena” son las encargadas de cerrar el show, esta vez sin contratiempos y con los instrumentos funcionando al 100% de su rendimiento.

Con un setlist de 10 canciones que solo tuvo ganancias, la de Lollapalooza Chile es una de las últimas presentaciones de Ases Falsos antes de tomar un receso musical y “entrar a la fase capullo”, según las palabras de Cristóbal Briceño.

La banda finalizará sus presentaciones en Chile en las ciudades de Temuco y Concepción, para luego aventurarse en México, además de dedicar tiempo en proyectos personales y paralelos.

El despliegue de Ases Falsos en el escenario no deja a nadie indiferente, incluso a quienes creyeron la “actuación” antes de comenzar el concierto. Con clichés o no, cualquiera se da cuenta que los Ases Falsos si son la gran banda de rock.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO