"Amor Vincit Omnia" de Sense8: Un final dulce y amargo

SENSE 1

Negar que Sense8 era una de las apuestas más arriesgadas e innovadoras de Netflix es imposible. La historia cautivadora sobre ocho personas que se conectaban de forma psíquica y tenían la posibilidad de traspasarse habilidades y sentimientos fue mucho más allá de lo que podíamos imaginar. La trama buscaba constantemente hacer partícipe al televidente mediante la identificación de alguna u otra forma.

Sin embargo, luego de dos temporadas exitosas, el servicio de streaming decidió ponerle fin. Hace poco más de un año, se anunciaba que Sense8 no sería renovada dado los altos costos de producción que requería, a pesar de tener una buena crítica. Una pesadilla para los fans, los cuales incluso lograron que por primera vez Netflix diera explicaciones. No fue suficiente.

Ante tal agonía, se buscó una solución rápida y efectiva: Hacer un capítulo final, para que la historia no terminara de forma abrupta. No obstante, de esta medida parche surgían muchas dudas sobre cómo lograrían encapsular tantos cabos sueltos de la segunda temporada, algo que finalmente supimos el pasado 8 de junio.

El capítulo de dos horas titulado “Amor Vincit Ommia” (el amor todo lo vence, en español) parte de forma rápida, sin hacer resúmenes de lo que ya había pasado en los episodios anteriores. Wolfgang aún se encuentra atrapado en el laboratorios y los sensates ya están reunidos físicamente en Francia, donde deben lidiar con sus diferentes y conectadas personalidades.

Como recomendación, el completamente NECESARIO estar con la memoria fresca sobre el final de la segunda temporada. Sólo así se entiende de mejor manera el estado de Whispers (Terrence Mann), Jonas (Naveen Andrews) y  Lila Facchini (Valeria Bilello). Asimismo, los sensates deben nuevamente pelear contra la BPO (Biologic Preservation Organization), la cual los captura para lobotomizarlos o asesinarlos si están contra sus fines.

Ésta última parte de Sense8 comienza con la historia de niñez de Wolfgang, donde se descubre un importante secreto de su niñez, todo mientras se encuentra bajo el control de la BPO. Mientras tanto, los sensates y en especial Kala, intentan conectarse con él para liberarlo.

El transcurso del episodio es una montaña rusa de emociones y acción, acompañada de nuevos personajes que intentan dar un valor agregado a la historia. De cierta forma, se nota -a veces en exceso- la necesidad de hacer calzar a todos los participantes dentro del final, de hacerlos pelear por una misma causa.Quizás una sola revisión del capítulo no es suficiente para entender todas las conexiones que tiene, algo que es básico dentro la serie. El uso constante de flashbacks ayuda a entender mejor la historia, o al menos explican el porqué de las muertes que finalmente ocurren. Nunca sabremos si realmente debía ser así, pero no podemos negar el esfuerzo Lana Wachowski, J. Michael Straczynski y Aleksandar Hemon por esclarecer todo.

Reducir una crónica tan compleja a prácticamente una película requería visitar ciertos parajes con rapidez. Al menos la primera hora se basa en eso, echar un vistazo a los sensates unidos y reencontrándose con sus seres queridos, explicándoles que no son como cualquier homo sapiens. Posteriormente, se relevan las pistas y caminos que deberán seguir para terminar la BPO. Paralelamente, la verdadera historia de Angelica, madre de los protagonistas, también cierra dudas del pasado.  

Como si la emocionalidad del relato no fuera suficiente, una vez más la serie logra sorprendernos con su fotografía, sobre todo en los paisajes hermosos de Italia y Francia, donde transcurre gran parte de este final. Todo esto acompañado con música de Depeche Mode. Sin lugar a dudas, la producción debió invertir una gran cantidad de dinero en este capítulo nuevamente.

Una vez pasada la acción, vuelve el amor. Nomi y Amanita cumplen por fin unos de sus anhelos más grandes: casarse en compañía de todos sus seres queridos. La Torre Eiffel se transforma en el lugar perfecto para el reencuentro y la unidad. Como todo final, los fuegos artificiales no pudieron quedan fuera.

Sense8 a lo largo de sus dos temporadas representó no sólo una lucha contra las instituciones, sino también una contra los prejuicios. La diversidad de los personajes en etnia, orientación sexual y pensamientos nunca se presentaron para ser juzgados, porque realmente era eso lo que los unía: ser diferentes.

Cerrar una historia en sólo dos horas puede ser una tarea difícil, pero no podemos negar que hubo un esfuerzo por hacerlo lo más digno posible para los fans. Ocho conmovedores relatos que al menos pudieron decir “adiós“.

 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO