Alex Anwandter en Viña del Mar: Pop salvaje entre niñas y niños

Alex Anwandter-VinadelMar1

Un día después de su retorno a escenarios nacionales en el marco del Día de la música en Santiago, Alex Anwandter arribaba a Viña del Mar para presentar su primer show de larga duración de su gira del mes de octubre. Este tour, que no solo lo llevará a tres regiones del país, sino que también aterrizará en un par de localidades en Argentina.

Varias novedades bajo el brazo cargaba el músico nacional en su llegada al país tras más de seis meses de su última presentación. La reedición de su disco Rebeldes y su nominación a los Grammy Latino se sumó al sorpresivo anuncio de su participación en el Festival del Huaso de Olmué en enero próximo. Y por si fuera poco, la participación de Lucas Solovera como guitarrista de su banda en vivo, en reemplazo de Francisco Victoria, quien se encuentra actualmente en México.

Pasadas las ocho de la tarde comenzaba a llegar el público a la carpa del Espacio Sporting de la ciudad jardín. Para ambientar, un DJ se encargaba de mezclar en vivo, pasando por grandes éxitos del pop nacional e internacional. Mientras Vogue de Madonna invitaba a practicar los primeros pasos, Girls and Boys de Blur aparecería por primera vez en la noche, cantándole al desmadre sexual y el pastor con su rebaño. Sería el plato de entrada para la tortilla de baile y emociones.

Pasadas las 21:30 horas, y con un humo que salía desde la entrada, digno de Mea Culpa, los sintetizadores y percusiones de Amiga hacían levantar las manos de niños, jóvenes y adultos. El ex Teleradio Donoso ha logrado que su música trascienda generaciones y se entrometa en las sensaciones desde los cuentos de buenas noches antes de dormir. Bailar y Llorar continuó con la fiesta, el single que ya marca la pauta de los shows del también director de cine. Las luces y las caderas liberadas intensificaban su presencia con Casa Latina y Siempre es Viernes en mi Corazón, sandías caladas en su setlist.

La mascunilidad fue uno de los primeros blancos que criticó el cantante, mientras con guitarra en mano interpretaba Traición junto al apoyo vocal de Felicia Morales. Y luego, para “dejar contentos a los heterosexuales”, la onda rockera al son de Éramos todos Felices, otro de los éxitos de su extinta banda. Se acababa el tiempo para bailar, y llegaba la hora de ponerse emo.

Tal como enuncia el hit de Damon Albarn y compañía, la fanaticada seguía, como rebaño a su pastor, la ruta emocional que el músico dirigió en sus casi dos horas de presentación. Desde el frenético inicio que despegó los pies del suelo, hasta el momento en que las canciones más cargadas de catarsis anclaron sus extremidades y fijaron sus sentidos en el escenario.

En cada interpretación de Manifiesto hay una mezcla de silencio respetuoso y explosión vocal. Uno de los niños agolpados en primera fila pide a gritos Cabros, una de las más conocidas de su etapa como Odisea, sin embargo Alex no le entiende, y entre risas, entona los primeros acrodes de Latinoamericana.

Intentarlo todo de nuevo tenía una especial dedicación a quienes se sentían solos o solas, o si habían terminado recientemente su relación. Un pequeño espacio para mover los pies antes de dejar fluir las emociones nuevamente con Te Enamoraste, el intenso y sincero cierre de su segundo disco solista.

Mientras el público ubicado en primera fila respetaba sus espacios para disfrutar del show, el sector que observaba desde la lejanía tenía mayor margen para exhibir sus mejores pasos al son de Rebeldes y No te puedes escapar. Con un saludo a Violeta Parra en Cordillera, y otro implícito a Jorge González en Vanidad (solo es una teoría), Alex Anwandter se retiraba del escenario.

Luego de bailar y llorar, solo queda una cosa más por hacer: volver a bailar. Como si fuese un loop incesante, el músico y su banda integrada por Felicia Morales, Raúl Abarca, Juan Pablo Wasaff, Marcelo Wilson, Ignacio Aedo y el recién llegado Lucas Solovera ponían a saltar y danzar con Locura, Cómo Puedes Vivir Contigo Mismo y Amar en el Campo.

Entre movimientos, poses y escapadas hacia la primera fila, Anwandter cierra su segundo concierto de la gira, el primero de larga duración, y prometiendo que cada presentación tendrá algo distinto. Habrá que esperar, mientras tanto, en el post show, Girls and Boys volvía a sonar con fuerza. El rebaño dejaba ir a su pastor, y seguía bailando perdiendo el control de sus brazos. Salvaje, pero respetuoso. Si el loop es cierto, volverán a caer las lágrimas, el mundo se irá a la mierda, y solo queda volver a bailar.

Alex Anwandter en Viña del Mar – 05 de Octubre

  1. Amiga
  2. Bailar y Llorar
  3. Casa Latina
  4. Siempre es Viernes en mi Corazón
  5. Traición
  6. Éramos todos Felices
  7. Shanana
  8. Axis Mundi
  9. Manifiesto
  10. Latinoamericana
  11. Como una Estrella
  12. Granada
  13. Intentarlo todo de nuevo
  14. Te Enamoraste
  15. Que se acabe el mundo, por favor
  16. Tormenta
  17. Rebeldes
  18. No te puedes escapar
  19. Cordillera
  20. Vanidad
  21. Locura
  22. Cómo puedes vivir contigo mismo
  23. Amar en el Campo
Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO