Moderat en Chile: Un show no apto para epilépticos ni cardíacos

El viernes pasado Moderat hizo vibrar el Centro de Eventos Omnium en el marco del Ciclo Fauna, el cual finalizó su año 2016 con el trío alemán compuesto por Sascha Ring (Apparat), Gernot Bronsert y Sebatian Szary ( ambos miembros de Modeselektor).

Moderat apareció en el escenario pasada la medianoche luego que Matanza terminara su presentación y en la espera estuviera en pantalla una gráfica pidiendo al público asistente que no sacaran fotos con flash ni hubiera luces, para disfrutar mucho más el show de los alemanes, quienes hacen un show a oscuras.

La velada partió con Ghostmother de su  reciente álbum III, cubriendo el lugar de la electrónica y de la euforia colectiva de los asistentes, quienes ya estaban sudados y deshidratados por el poco espacio y ventilación que había en el lugar (agregando que había un lleno total del lugar). Algunos asistentes prefirieron solamente escuchar el show y se quedaron en el “lobby” de la Omnium, bebiendo y conversando con Moderat de fondo. Obviamente la mayoría, prefirió ver cómo Sascha, Gernot y Sebastian hacían de las suyas sobre el escenario, que ya se iba abajo con sus sonidos y la tridimensionalidad de las gráficas que se veían en pantalla.

moderat-2

Luego, buscan dentro de sus materiales anteriores y sacan a relucir una de las canciones que los catapultó, A new error. Cualquiera que vio la cinta de Xavier Dolan, Lawrence Anyways, miraba al techo esperando que cayeran prendas de ropa, al igual que la escena que se musicalizó con esa canción. Todo el público se dejo seducir por los sonidos, las gráficas eclipsantes y un lugar atestado de jóvenes bailando como si estuvieran en una fiesta.

Running llegó de golpe para absorber al público con la voz de Sascha y los trances que provocaba con su melodioso tono y las pistas de sonido que aumentaban la presión arterial de todos. Estábamos sumidos en hipnosis, con versiones extendidas de sus canciones, con el lugar inundado con olor a sudor, perfumes y marihuana. Moderat se convirtió en la droga de la noche.

El show no fue al azar, pues el trío tenía el show preparado para que fuese una especie de obra de teatro. Hay una clara complicidad y camaradería entre los tres integrantes. Tal así que detienen la música para pedir al público que cumplan con el único requisito que se les pidió: NO usar el flash. “Tomen su celular y guárdenlo en su bolsillo. Esto es una fiesta, no hay necesidad de usarlo. Queremos que disfruten esto con nosotros”, dice Gernot. Una vez más, la porfía del chileno reina sobre todo lo demás.

moderat-1

Repasaron temas de sus tres discos, versionando también a Rusty Nails, con gráficas de cuerpos y sábanas, logrando así cumplir las fantasías de muchos de las personas que se congregaban ante el escenario y sucumbían ante la voz tenue y sensual de Apparat. En la sala no cabía ni un alfiler, apenas se podías mover. La gente se turnaba entre estar en la sala principal, ir al baño a refrescarse o buscan un lugar en la escalera o en el lobby principal para tomar aire.

Moderat nos deleita con su material y su música electrónica, que más que ser un DJ sobre el escenario y dedicándose a poner música, se dedican a una relación más cercana con el público, siendo cálidos en todo momento. Muchas veces nos quejamos de que la electrónica carece de letras y narrativa, pero Moderat es diferente y se nota. Nos presentan por primera vez su música en vivo, con su electrónica minimalista y diferente, y también con una presentación que no cualquiera puede disfrutar y degustar a la perfección.

El show que duró dos horas finaliza con una despedida mezcla inglés-alemán-español. Son las dos de la mañana y al otro día “levántate, papito”. Pero después de este show, lo único que quieres es remojar los pies en agua con sal y dormir todo el día. Los sonidos generaron más latidos que el cuerpo puede aguantar, las luces te dilataban las pupilas y el ambiente te secaba la garganta. Pero como siempre, la caña post-concierto es la mejor.

Fotos por Pancho Rojas / ATR Photography

Artículo anterior

What are Values of a Two-Year School.

Siguiente artículo

Review y estreno: Inarbolece – Con una lágrima en la garganta

Artículos relacionados