Los dibujos animados que deberían volver a la tele. Parte 1

el mundo de bobdy

Como todas las cosas curiosas en la vida, esta lista surgió producto de cervezas y recuerdos borrosos de la niñez. Y es que haciendo zapping en el cable, vemos cuanto mono feo sale por ahí, y nos nace el viejo ql interior que te dice “en mis tiempos, habían dibujos más bonitos”. Esta lista va para aquellos quienes disfrutaron de horas sin What’sUp, Facebook y las descargas fáciles P2P, y quienes tenían Internet cuando era sólo una novedad que era mejor usar después de las 20:00hrs., para que la cuenta telefónica no saliera tan cara. Sus aportes para las siguientes partes pueden ir a la sección de comentarios (más abajo).

#1 Dragon Ball Saga

Esta serie tenía que comenzar todo. ¿Por qué? ¿De verdad la extrañamos?… hasta salieron películas y la dan en el Cartoon Network y no la pescan mucho. Pero imaginen un viernes, con una maratón nocturna de capítulos hasta las 7AM. Eso significaría carrete seguro. Muy ñoño sí, pero muchos se quedarían cheleando en casa viendo las peleas de Gokú contra Freezer, y tendría un rating cercano al de Las Mil y Una Noches y el opening volvería a ser hit en pubs con Karaoke. Detalle extra para sentirse viejo: su primera emisión fue el 7 de abril de 1997. Porlashusha, estamos mal.

hanamiyaslips.tumblr.com/

#2 El Mundo de Bobby

Tengo dudas de esta serie. Chilevisión hace unos años emitió algunos capítulos, y pasó desapercibida. Pero al ver algunos fragmentos en YouTube, nació en mí la oscura nube de la nostalgia. Si algún canal invirtiera unas pocas lucas en esta serie (que ahora debe costar más barata que un Kapo), cada emisión tendría la #HoraDeLosCoscorrones como Trending Topic seguro.

 

mrfuria.tumblr.com

#3 Aaah, Real Monsters!

De los monos más pulentos que vimos en la segunda mitad en los ’90 está esta serie, basada en las aventuras de tres bizarros amigos: Lckis, Krumm y Oblina. La comenzamos a ver en Megavisión desde fines de 1995, y continuamente cuando llegó el -en ese entonces, maravilloso- canal Nickelodeon en el cable. Eso, hasta que los dejaron de emitir, cosa que no haría nada de mal.

http://peteneems.tumblr.com/

#4 Hey Arnold!

De la misma familia del anterior, están las aventuras del chiquillo cabeza de balón. Un dibujo animado de culto, gracias a sus historias que no eran muy infantiles: era huérfano, vivía con sus abuelos en una pensión llena de gente miserable (no digan que el chino era feliz con su vida) y sus amigos tenían sus dramas también. Lo bueno de esta serie es que actualmente se puede ver en Netflix (¡alabado seas!).

attacx-on-taylor.tumblr.com/

 

#5 Los Supercampeones (Capitan Tsubasa)

Ahora que estamos en época mundialera, no podemos evitar recordar a los Supercampeones, otra serie que veríamos con una cerveza en la mano si la dieran a horario de trasnoche. Cumplía con todo lo que una animación nipona debía tener: sangre y harto lloriqueo. Oliver Atom empezó mal su vida entrando al pobre Niupi, se enfrentaba a los rivales más brigidos y en el camino, sus amigos se morían o se iban del país. Y siempre salía adelante, sin control antidopping (hazte esa). Se pudo ver a través de Megavisión en 1993 y, en una edición “remasterizada”, por Chilevisión un par de años después. Bien resumidita, sería un golazo en algún horario bizarro de la tele.

theartofbeingwrong.tumblr.com/

 

#6 Dinosaurios

De la época de la Dinomanía (producto del éxito de  Jurassic Park), esta serie se tomó las pantallas de Canal 13 en el 1993, como otra serie animada “pensada para adultos” y que comenzó siendo emitida después de VideoLoco y Los Simpson en su horario inicial: a las 00:30 aprox., o sea más tarde que la cresta. Luego se ajustó a un horario más normal y tuvo un éxito curioso que llegó a tener muñecos piratas en las Ferias Persa. Lo más seguro es que si la repitieran (como pasó, muy brevemente a mediados del 2000), sería un fracaso, pero nunca hace mal recordar algunas cosas de la niñez.

bigmammy13.tumblr.com/

#7 Raponchi, la Rana Valiente

Esta le tengo más cariño que ninguna, en especial, por el origen de su trama: un niño flacucho llamado Hiroshi que en medio de una pelea, se cae sobre una rana llamada Raponchi, que no muere…pero se le queda estampada para siempre en una polera. Por ende, la camiseta adquiere vida y se convierte en su mejor y molestoso amigo. Esta serie, que comenzó a ser emitida por TVN desde 1992 por poco más de un año, tenía detalles curiosos como que a Kioco (la niña que joteaba Hiroshi) se le vieran los calzones siempre, y había un profesor califa, una tendencia que luego veríamos en otras series como Ranma 1/2 y Mikami (que comentaremos después, por supuesto).

 

#8 Tiny Toons

En los ’90 -quizás por Michael Jackson o quién sabe-, la mayoría de los personajes populares se convirtieron en niños. Había Mini Picapiedras, Scooby Doo Kids, y estaban los notables Tiny Toons, pieza angular de los monos hiperventilados que comenzó a producir Warner Bros con plata (y marca) de Steven Spielberg. Se podía ver en las mañanas de TVN en el ’92 aprox., y de aquí salió Elmyra (o Elvira, en latino), la niña hinchacocos que era la pesadilla del lolo Bugs Bunny, y que se hizo más popular en un spin off años después, donde aparecía como dueña de un par de ratones: Pinky y Cerebro.

anno-m.tumblr.com

 

#9 Animaniacs

¿Por qué murieron los Tiny Toons? Porque los Animaniacs eran lasorra. De verdad. Jugando a ser políticamente incorrectos, los hermanos Warner Yacko, Wacko y Dot eran todo lo que queríamos ver en dibujos animados: desordenados, jotes, chanchos, bizarros y vivían en un estanque de agua en los Estudios Warner. Además, tenían diversas secciones que hacían todo más entretenido: estaba el gallo Kikiri Boo, Srappy, la ardilla (y su abuela que era notable!), la explosiva Katy Kaboom, el mimo de “Buena Idea, Mala Idea” y los recordados Pinky y Cerebro, que luego tuvieron serie propia, la que también debería ser retransmitida. Lo mejor!

violetcoleco.tumblr.com

 

#10 Dos Perros Tontos

Con esta cerramos por hoy. Y es que aún no entendemos quién es el descerebrado que no atina en volver a poner a estos notables monos al aire. De la época en que Hanna-Barbera se transformó poco a poco en una subsidiaria de Cartoon Network (hasta desparecer), aparecieron estos dos perros que vomitaban la coronta de choclo completa, tenían miedo a los gatos y que se metían en situaciones absurdas, como ayudar a una Caperucita Roja con problemas de bipolaridad. En nuestra tele lo vimos gracias a La Red, aunque no tuvo gran continuidad. Escúchanos Netflix, te rogamos.

kerk.tumblr.com/

Comente y proponga cuáles dibujos animados y series deberían volver y por qué. Los pondremos en los créditos en la segunda parte.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO