Jorge González desglosa "Pateando Piedras" de principio a fin

LP044

El 2002, en plena gira de regreso de Los Prisioneros, Jorge González se dio el tiempo de analizar canción por canción todas las canciones que escribió, hasta ese entonces, para el grupo. La entrevista fue publicada en la página oficial de la banda (hoy inactiva) y a 12 años de su estreno, el equipo de LaRata.cl buscó entre sus archivos y logró dar con el histórico documento.

Hace algunos días compartimos el análisis de González a los 10 temas que componen  “La Voz De Los ’80“. Ahora es el turno del “Pateando Piedras“, el segundo disco de los sanmiguelinos y con el que alcanzaron la fama latinoamericana con éxitos como “El Baile de los que sobran” y “Quieren Dinero”, este es la opinión textual acerca del trabajo hecha por compositor chileno vivo más importante del siglo 20:

Muevan las industrias

Yo la escribí un día que iba en Metro a la Universidad. Imaginé la letra y la melodía al mismo tiempo y, como ya sabía música, anoté la melodía del teclado en un pentagrama, y esa fue la base de la canción.

Este tema estaba originalmente hecho como parte de un cuarteto: Muevan las Industrias; Quien le tiene miedo a las Máquinas; Arte para Cuatro Gatos; y Por Favor (en su primera versión) Pensamos que iba a ser un single y la grabamos por separado antes del resto del álbum.

La letra era la fantasía de una industria deshabitada, pero con mucha resonancia de cuando echaron a mucha gente en el 82, en ese bajón económico donde también se quedó sin trabajo el papá de Miguel. Yo me imaginaba eso con un video clip y todo, pero al final el video quedó súper trucho.

Para hacerla, trabajamos con una caja de ritmos en la casa, con la misma que habíamos hecho Evelyn. Estábamos, en ese tiempo, fascinados con la caja de ritmos. Para la sesión de grabación, yo saqué un fierro del río Mapocho para hacer ese ruido metálico, pero no resultó, así que al final sampleamos un balón de gas.

Por qué no se van

En general, en ese tema participamos Miguel y yo, porque no tiene guitarra. Claudio hizo los coros, por supuesto, y los tres participamos en la grabación. El tema estaba hecho para el disco anterior, porque yo la había compuesto para una obra del Vicente Ruiz. Siempre pasaba algo bueno cuando hacía música para él.

La tocábamos en los recitales de La Voz de los 80 y era una parte súper fome del show, porque nadie la conocía. Como la hicimos de adelanto, fue el lado B del single de Muevan las Industrias. Cuando salió ya había toda una movida del rock en español: Había revistas y estaba todo pasando. Nos dejó a todos contentos porque sonaba la raja.

El Baile de los que Sobran

Para mí era una canción como cualquier otra, no pensaba lo que iba a pasar con ella. Como en ella, y en la canción Exijo ser un Héroe, aparecía la frase Pateando Piedras, que era una expresión que usábamos con Miguel, salió el nombre del disco.

El Baile de los que Sobran la hice con una caja de ritmos chiquitita, que me prestó el Miguel Conejeros de los Pinochet Boys (hoy en Fiat 600). Me pajeé ene en la sala de ensayos con el drum machine y con el teclado Casio que tenía haciendo los bajos. Quería hacer un tema como los que hacían los Heaven 17, o los Depeche Mode. En la versión antes de la mezcla empezaba con una caja de ritmos que al final quitamos para dejar sola la guitarra. Y el Casio tenía un sonido como de acordeón que yo modifiqué un poco.

Pero la verdad es que al comienzo no tenía guitarra acústica y era más lento el tempo. Cuando la estábamos grabando entera estaba fome, entonces decidí grabarla de nuevo. Ahí fue cuando la aceleramos, le cambiamos cosas, le metimos el perrito al sampler y le pedí al Claudio que hiciera guitarra acústica.

Es que yo nunca en mi vida he hecho una canción con una guitarra acústica antes que lo demás. Casi siempre lo primero era la batería, el piano, el teclado o caminando y pensando. En otras se me han ocurrido los coros con la voz nada más. Pero esa idea sobre mí, con una guitarra acústica en la pobla escribiendo El Baile de los que Sobran no es real. De hecho, cuando la toqué con guitarra acústica no sabía que tenía esos acordes, y al final fue una súper buena idea. En la grabación usamos la guitarra del hermano mayor de Miguel.

Después a Carlos Fonseca se le ocurrió que fuera single, y era medio obvio, porque a todo el mundo le llamó la atención. Es la canción más popular de Los Prisioneros dentro de Chile, porque afuera, ese lugar lo ocupa Estrechez de Corazón.

Estar Solo

Es una combinación entre The Cure y Depeche Mode y no resultó muy bien. La letra me parece medio vergonzosa, pero igual la grabamos. En ese disco, yo creo, hay canciones que no quedaron bien terminadas porque fue hecho a la rápida. Las ideas de sonido, eso sí, están bien.

En el Tributo esta canción la hace Carlos Cabezas, y es mucho mejor que la de nosotros. Me acuerdo que el día que la grabó fui a ver a Carlos al estudio, y estaba él, Alvaro Henríquez y el Rumpi haciendo coros. Lo hicimos todos juntos y me gustó mucho como quedó. Alvaro me comentó que era una buena canción y se lo agradezco, porque yo nunca lo había pensado así.

Exijo ser un héroe

Con esta, yo pensaba que iba a ser una canción increíble, pero era mucha carne para tan poco gato. La canción antes tuvo otra versión que la tocábamos en vivo, pero nunca salió tan bien.

Y cuando la grabamos en estudio se nos fue en collera, la verdad, no resultó lo que debería haber sido, y me avergüenzo bastante de lo que quedó. Era musicalmente muy ambiciosa, yo quería que tuviera hartas melodías distintas, pero en fin… por lo menos es original.

Quieren Dinero

Me acuerdo estar viajando en un bus a Antofagasta escuchando esa canción.
Es una canción en la que yo quería mezclar Disco con Western. Tenía unas grabaciones de Ennio Morricone, The Shadows y música de guitarra onda Pulp Fiction, que después se pondría de moda. A mí me gustaba ene, y eso lo quería mezclar con la música Disco tipo Sylvester, un estilo disco high energym, como se llama esa movida.

Teníamos una primera grabación donde sonaba mejor, pero la tuvimos que hacer de nuevo. Es que yo quería secuenciar unas cosas y al principio las habíamos grabado sin código de tiempo, entonces no se podía grabar encima y que quedara coordinado. Por eso, tuvimos que tocarla de nuevo.

Por favor

Tenía una música sola antes, que era la cortina de un programa de la radio Beethoven que tenía Carlos. Después hice la letra y grabamos un piano acústico en el solo. Es la primera canción de Los Prisioneros que tiene piano acústico.

Por qué los ricos

La tocábamos en los conciertos de La Voz de los 80 y habría quedado mejor si la hubiésemos grabado con guitarra, bajo y batería tocada, pero usamos batería programada y quedó un poco muerta. Hacer esa canción con ese ritmo, así como medio Motown era como penca, casi como meterle una sesión de vientos, pero al final quedó chora. Por ahí hay otra versión mejor, que tiene batería.

Una Mujer que no Llame la Atención

Es parte de la movida del tecno pop, del tipo que hacían Heaven 17 o Depeche Mode. Yo quería hacer eso. A mí me gustaba que primer disco fuera con guitarra, bajo y batería y que el segundo tuviera sintetizador.

No quedó tan bien el tema, aunque contiene una armonía tipo Dúo Dinámico… esta súper pensada en el Dúo Dinámico. Una Mujer que No Llame la Atención es precursora de Corazones Rojos, como el intento de mostrar el machismo desde la perspectiva de una persona que siempre ha sido súper machista, pero que ha tenido que luchar contra eso.

Independencia Cultural

La introducción sobre “Radio Concert“, seguramente, habría sido en los 90 con Rock & Pop. Para hacerla, estaba influenciado por canciones como El Hombre Lobo en París (de La Unión), y creo que la letra necesitaba que se trabajara mucho más. O sea, la idea era buena, pero era demasiado pretenciosa para la capacidad que yo tenía en esa época, que a veces funcionaba y a veces no… Bueno, siempre pasa eso: las letras salen bien o salen pencas, pero, como venía en un disco donde las letras eran buenas, quedó decente.


Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO