Sebastián “El Enano” Teysera y el primer show streaming de La Vela Puerca: “Es un desafío muy bonito que no hay que menospreciar”

la_vela_puerca

Durante los últimos meses La Vela Puerca se mantuvo en silencio. Si bien, se mostraron activos en redes sociales y lanzaron los simples “Frágil” y “De no olvidar” –inéditas del registro en vivo “Festejar para Sobrevivir” (2017)- no se pronunciaron mayormente en su voz pública. La pandemia ha golpeado a todos, sin excluir a los artistas.

Pero la “ausencia” no sería eterna. En septiembre, para sorpresa de sus seguidores, anticiparon una gran sorpresa: se presentarán en vivo vía streaming, desde sus casas en Uruguay, el próximo sábado 17 de octubre.

Sobre este nuevo desafío conversamos con su vocalista –Sebastián “El Enano” Teysera- antes de la presentación online de la banda, que tendrá lugar en los próximos días.

Más que una distancia mínima

El Coronavirus ha tocado a todos y de diferente manera. En estos tiempos donde la cuarentena parece ser tan difícil de sobrellevar, la música está jugando un rol fundamental por el bienestar social. Sebastián admite que la pandemia, para él, ha significado un periodo en el que se ha visto obligado a distanciarse de sus compañeros y proyectos pero, al mismo tiempo, ha sido un viaje interno de gran autodescubrimiento.

La pandemia ha pegado fuerte a todos ¿De qué manera les afectó a ustedes?

Sí, bueno. La verdad es que pasó todo muy rápido. Como banda teníamos un montón de proyectos para este año y de pronto, de un momento a otro, como si te tiraran la alfombra donde estás parado, todo se fue desmoronando.

Pero también, creo que no hay mal que por bien no venga. Como banda y a nivel personal, yo estaba pidiendo a gritos este año no hacer tantas giras, para poder volver a componer y grabar un disco. “Destilar”, por ejemplo, hace tres años ya que salió. Entonces me pareció un año idóneo para concentrarnos en componer y jugar a la música.

Finalmente, cómo se dieron las cosas no fue una elección de nosotros, sino que un poco impuesto por la pandemia. Yo me encerré y estuvimos todos sin vernos entre tres a cuatro meses. Me dediqué a componer y tomarme el tiempo que no hubiese tenido antes, si estuviéramos en giras. Lo aproveché al máximo, no estuvimos perdiendo el tiempo.

Claro, en eso se ha traducido su silencio…

Exacto, no es “estar haciendo nada” sino “no estar entregando”, quizás. Este ha sido un tiempo de estar entregándonos a nosotros mismos, ver dónde estamos parados

Me pareció un buen momento para un respiro, para una introspección y para salir de nuestra zona de confort. Aprovechamos de mirar para adentro, para salir afuera después con toda la garra.

¿Cómo fue para ustedes estar separados tanto tiempo?, ¿se extrañaron?

Al principio nos encantó (se ríe). Bueno, somos todos amigos, la pasamos divino, pero creo que estuvo bueno no vernos un rato. Estuvo bueno también que cada uno tuviera tiempo para compartir con su propia historia, con su familia, sus hobbies y su tiempo.

La parte interesante fue que al tiempo empezamos a extrañarnos, sin decírnoslo. Así, empezamos a extrañar compartir la música y llegar a la sala, estando todos juntos.

Cuando volvimos a hacerlo, nos dimos cuenta de cuanto queremos lo que hacemos, cuanto nos queremos nosotros y cuanto disfrutamos de hacer música. Y todo esto fue fundamental en su momento.

Claro, la música es un lenguaje que une. A ustedes, por ejemplo, les permitió ahora crear su espacio propio de estudio ¿Es algo simbólico para ustedes?

Pasó algo raro ahí. Hace siete u ocho años que estábamos buscando el lugar. Lo tuvimos en un principio y después con las giras y todo el movimiento lo perdimos. Y así estuvimos ocho años, más o menos, buscando un lugar que sea nuestra casa musical. Un lugar donde pudiéramos jugar y componer, que fuera nuestro.

Se inauguró finalmente este año, pero en realidad no se inauguró. Si lo piensas, enseguida nos teníamos que ir de gira. Y bueno, por toda esta situación de la pandemia, ahora nos encerramos ahí y empezamos a disfrutar de eso que tanto tiempo llevábamos imaginando. Estamos como en casa, sólo disfrutando.

Del escenario a una pantalla

La “nueva normalidad” obligó a todos a disfrutar de sus cosas favoritas desde las casas. De esta forma, diferentes artistas y grupos musicales han decidido incursionar en las plataformas digitales para conectarse con sus seguidores. En este ámbito, “El Enano” nos cuenta que La Vela Puerca no quiso quedarse atrás.

¿Cómo surge la idea del concierto por streaming?, ¿qué opinas de este formato?

Yo creo que es una alternativa y una herramienta que surgió a través de la pandemia. Más allá de todo, a mí me gusta plantearme hacer esto que va para el mundo, como si pudiéramos tocar ahora en todos lados. Digo, si todo estuviera normal, usaría el streaming igual (se ríe).

Además, pienso que es una herramienta que puede seguir existiendo cuando volvamos a la vieja realidad. Creo que es un formato muy válido para que la gente que te quiere ver y a la que no puedes llegar, de alguna manera, llegue. Me parece interesante y me incentiva mucho.

Hay personas que piensan que no es lo mismo…

No hay que compararlo. No es lo mismo el concierto en vivo, presencial, que el streaming. El error está en tratar de sentir -a través del streaming- lo que sentías cuando ibas a un show en vivo. Es diferente, es nuevo y es un desafío muy bonito que no hay que menospreciar.

Un concierto que podrás ver desde donde estés

Sebastián reconoce que llegar a Chile, por alguna extraña razón, les costó más. Pero esto no es un problema para los rockeros uruguayos. La plataforma del streaming  llegó -paradójicamente- para acortar distancias con sus seguidores y permitirles conectarse con todos aquellos que quieran disfrutar de su música, desde donde estén, incluyendo a los chilenos.

¿Cómo ha sido su relación con los chilenos?

Con Chile pasó una historia muy loca. Nosotros llegamos a Santiago cuando la banda ya tenía muchos años. Fue genial darnos cuenta de que había un feedback muy grande.

No sé por qué se veía como si para nosotros la Cordillera fuera más alta que para los demás (se ríe). No llegábamos, no sé por qué. Hasta que lo logramos.

Fue como una cuenta pendiente muy grande. Después comenzamos a tener una relación más asidua con los chilenos y confirmamos que detrás de la Cordillera llegábamos igual. Al final, las canciones habían llegado muchísimo antes que nosotros.

¿Nos puedes adelantar algo del show?

Los dejamos a todos invitados para el sábado 17 de octubre a las 21:00 horas. Todos vamos a vivir esto por primera vez y le vamos a poner todo el corazón del mundo, como siempre.

Les tenemos sorpresas también. Hay dos canciones que nunca fueron tocadas en vivo, nunca fueron editadas en ningún disco y las hicimos en el año 1998. Las sacamos de un cajón y nos reencontramos con ellas. Se llaman “Mira como es” y “Mutantes”. Me siento muy contento porque puedo sentir que estas canciones nos miran con una felicidad infinita, por haber salido de ese cajón y poder ser partícipes de este show. Tendremos, además, una parte acústica con cuerdas, cello y una viola. Nos pasearemos por el rock y también por canciones que, gracias a este formato, se vuelven idóneas por su sensibilidad.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO