Ram y los Mixes: la orquesta que llama al Soul o Muerte!

ram y los mixes orquesta completa

Ayer se estrenó en la red “Miedo a nada”, el primer single de Ram y Los Mixes, una bigband formada por 21 músicos y que está haciendo ruido hace un buen rato con notables conciertos en Santiago. Quisimos saber más de lo que se trae entre manos Álvaro Ramírez, quien comanda esta tropa que promete con un disco debut para estos meses, bajo sello Sudamerican Records.

¿Cómo nace Ram y Los Mixes?
Cuando se terminó Ramires! armamos una orquesta de covers de soul que se llamó Ramixes Orquestra. Como este proyecto fue creciendo en integrantes e intenciones, cuando decidimos componer repertorio propio nos rebautizamos como Ram y los Mixes y así, enfatizar que si bien la letra y música son mías (Ram), los arreglos y la producción musical están a cargo de un grupo muy amplio de músicos (los Mixes).

¿Qué influencias hay en este proyecto de orquesta soul?
Las influencias son muchas. Más allá de las escenas, nos interesan los funcionamientos grupales y en particular las orquestas. Es interesante ver que en todos los estilos de música se puede orquestar. También nos gustan mucho las mezclas, ver a los Stones haciendo soul, a Primal Scream tocando gospel o a la Amy Winehouse haciendo ska.

¿Cómo se viene el disco debut de Ram y Los Mixes?
El disco se viene muy bien, creo yo. Son 10 canciones que grabamos y mezclamos en muchos estudios distintos, con diferentes amigos productores. Cada tema fue trabajado de forma individual; algunos salieron rápidamente otros no tanto. Algunos se improvisaron y otros se calcularon fríamente. Básicamente, tratamos a cada canción como un single. Ha sido un trabajo enorme pero ya estamos viendo la luz al final del túnel.

Cuéntame ¿de dónde surge “Miedo a nada” y por qué es el primer single?
“Miedo a nada”
fue el segundo tema que hicimos. Armamos los arreglos a partir de una broma del trompetista, que sobre la base de la canción tocaba la clásica linea de la Pantera Rosa, de Mancini. Por otro lado, con la letra y los coros quisimos darle un aire voodoo, a lo Screamin’ Jay Hawkins, con mucho aullido y oscuridad. La canción, finalmente, se abre a la esperanza, y en el estribillo aparecen los acordes mayores y un llamado a no tenerle miedo a nada. Todos estos factores la trasformaron en un tema favorito, inmediatamente. Después de armar el demo nos contactamos con Simón y Gabriel Lizama, quienes produjeron la canción agregándole un cuarteto de cuerdas. Fue grabada en vivo con 21 músicos en sala. La elegimos como primer single porque le tenemos mucho cariño a la canción y al mensaje que conlleva.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO