Qué es y hacia dónde va la Shishigang: Pablo Chill-e, el jefe, responde

Fotografía: Jacqueline Riveros (@j.riverosph)
Fotografía: Jacqueline Riveros (@j.riverosph)

Corría el año 2014 y algunos amigos de juventud en el sector sur de Santiago se agrupaban para hacer música. Como un sueño querían vivir de aquello.

Allí uno destacaba, uno que con tan solo 15 años comenzaría su carrera como artista de trap y que rápidamente llamaría la atención de sus colegas españoles, y poco a poco, de la escena local.

Su nombre artístico: Pablo Chill-e. Han pasado largos y ajetreados años de aquella etapa, en la cual reconoce haber estado desenfocado de la música. Todo eso hasta que nace la Shishigang, donde él es “boss”.

Actualmente el término parece no pertenecer sólo a su actual grupo, sino más bien a su fanaticada, la que crece sin límite visible. Lo escriben en redes sociales y en la calle. También lo gritan fuerte en los conciertos.


Pero, ¿de dónde viene la Shishigang? El jefe responde:

—De cuando me tomé en serio lo de la música. Shishi viene de $HILE CLIQUE, y eso remonta a cuando tenía 14 años, cuando hacía música con amigos que tenían mi confianza. Así nos llamábamos. De ahí sale el Shishi, además iba de la mano con el sonido del dinero, de las armas

Pensaba que sumar a eso: Ganga, gang, eso tiene que ser. Entonces fue perfecto para complementar. Ahí le empecé a dar con esa idea y así nace la Shishigang, pero ahora no tenemos tope, esto va a seguir pa’ adelante.


Su agrupación la conforman cantantes, productores, DJs, y en general personas que comparten su puesta artística. Para él, primero son amigos, después y por sobre todas las cosas, familia. Así se puede apreciar en sus videos, que en reproducciones suben como la espuma.

Uno de ellos es emblemático: “Shishigang”, donde canta junto a Kevin Martes 13, joven fallecido a comienzos de 2018 en un accidente de tránsito luego de un confuso incidente con la policía. Pablo lo recuerda con férreo cariño. “Esta canción va dedicada a mi hermanito Kevin”, dirá luego, durante un show en Sala Metrónomo donde compartirá el escenario con gran parte de la Shishigang.


Este fenómeno ha crecido, incluso las personas que te siguen se adueñan de las frases de los Shishigang ¿Encuentras alguna explicación?
—Yo creo que la gente se identifica con lo que escucha en mis canciones porque en este país hay más gente de clase media baja que alta. Hay harta gente cuica que me escucha. Va desapareciendo el prejuicio. Shishigang es para todos -dice entre risas-.

Sobre el cariño que te entrega la gente, ¿lo ves por lo directo y real de tus mensajes? Lo digo porque muchos artistas del trap venden una imagen de estrella.
—Es que yo soy la estrella de los barrios y por eso la gente me quiere. Nunca me he dejado llevar por la fama, yo hago esto por la plata. Vengo de una familia que me crió con buenos valores, siempre humilde. Eso no va a salir de mi vida y por eso me va como me va. Se lo transmito a la gente, incluso antes de saludarme me dan abrazos.

He visto a otros artistas que les piden una foto y se van. Nosotros compartimos con niños y niñas que se emocionan, y esa sensación es super bonita. Por ahí está la diferencia. Yo no me siento como un famoso ni estrella, soy un artista que se expresa en emociones. Me siento normal, uno más del enjambre.

Igual ustedes hacen bastante beneficencia…
—Pasamos en eso. Hacemos shows donde nos inviten si es por ayudar, estamos disponibles para cualquier escenario. Visitamos a menores en los hospitales, hacemos videollamada para motivarlos en la música, pero a pocos les importa eso. Por ejemplo, la prensa quiere solo saber con quienes me junto, con quién ando.

Algunas personas dicen que somos mal ejemplo por las letras que cantamos, pero no ven cómo inspiramos a los demás a salir de la calle haciendo arte.

Y sobre el dinero, tópico constante en tus canciones: ¿lo sigues viendo igual?, ¿es un papel que se gasta?
—Mira, todo nuestro tiempo gastado es para conseguir ese sucio dinero y hay que gastarlo no más. Sé que es un pilar fundamental, porque sin plata no se vive. Pero ahora que estamos haciéndola, tenemos que disfrutarla y preocuparse por la familia, que no falten cosas. Nunca hay que llevarse por la locura, la familia tiene que ser tu “párale”.

Con los planes de formar un sello consolidado en la Shishigang, ¿buscarías sumar talentos, por ejemplo, en regiones?
– Lo que me pasa a mi con Shishigang Records es que tenemos un círculo tan cerrado que no sé si seguir metiendo gente. Me gustaría apoyar más a otros artistas, pero por fuera. Primero venimos nosotros, trabajar lo que tenemos. Ya se ha gastado bastante tiempo en apoyar gente que no valía la pena.


Pablito no para, así lo reconocen en su círculo más cercano. Al menos dos mixtape se asoman en el horizonte.
Lo próximo es “Mambo Gang”, seguido de un trabajo conjunto con VH El Virus y Marvin Cruz -productor de Lil Uzi Vert, Playboi Carti, Chief Keef, entre otros- en los beats.

Además, el Shishiboss dará el gran salto a Estados Unidos por primera vez, donde espera aprovechar un momento clave para la música latina en Norteamérica.

Luego, ya de vuelta en Chile, la tarea es recorrer el norte para recién tener un descanso, aunque Pablito no se saca de la mente el estar en Lollapalooza 2020.

“Haber escuchado a la gente cantando mis canciones antes del show del Poli (Polimá Westcoast), fue motivante. Quería salir a cantar, incluso gratis, pero ahora quiero presentar mi show y ganarme esa plata”, sentencia.  

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO