De pandemias y canciones: Chini.png y Simao hablan desde el confinamiento

chini-simao

Un lanzamiento vía YouTube, virajes creativos hacia lo experimental y un estreno el día viernes. Conversamos con dos artistas de la escena independiente sobre lo que ha significado para ellos vivir estos últimos meses en cuarentena y lo que tienen planeado para más adelante.

A principios de abril, cuando las autoridades estimaban que el peak de COVID-19 llegaría antes de junio, el Observatorio Digital de la Música Chilena (ODMC) publicó un informe que, además de revelar que el promedio mensual de ingreso que percibe un músico es de 166 mil pesos, indicaba que cada artista había cancelado un promedio de 6,5 eventos debido a la crisis sanitaria.

Durante estos tortuosos meses sin escenarios, el circuito se ha visto en la obligación de organizar instancias para mantenerse en pie, naciendo entremedio un espacio para el descanso y la reflexión. Hablamos con Chini Ayarza y Simón Campusano, quienes nos regalaron una canción para acompañar la lectura y ciertos spoilers de lo que viene a futuro.

Chini.png: Sudno – Molchat Doma

“Sé que se hizo famosa por memes, pero creo que cuando algo te gusta, te gusta nomás. Me dio ánimo y una penita bien rica en momentos bajos”.

Dedicada full-time a la música, con el lanzamiento de su primer EP solista anunciado para este viernes 21 de agosto, Chini Ayarza encontró en su cuarentena cierto descanso tras el intenso período de movilizaciones que ocurrieron pre-COVID: “He tenido más tiempo para averiguar qué me gustaba hacer antes de que la música se volviera prioridad, también para visitar miedos y demonios, lo que ayuda al momento en que finalmente decido tomar la guitarra y componer algo”.

“Políticamente fue muy duro”, confiesa la artista, “pero tengo la esperanza de que, cuando pase la pandemia, saldremos mucho más a marchar y nos manifestaremos en contra de este toque de queda innecesario. Sólo cuando nos quitan nuestros derechos es que nos damos cuenta de lo que dábamos por sentado”. Confía en que la lucha social se sigue gestando en el confinamiento a través de las redes sociales, lugares donde “los vejetes obsoletos no pueden ganar. No porque Kast se haga un TikTok va a llegar a los debates adecuados”.

En marco del estallido, Chini aportó al movimiento #unansealcanto orquestado por el medio “La Vitrola”, exponiendo su Punto de Vista sobre la revuelta social que envolvió al país hasta que la pandemia aterrizó en marzo. “No hay mentira en eso, no hay trampa en explicar cómo yo me siento respecto a ciertas injusticias”. Influenciada y fuertemente conectada con la protestas y el descontento, Ayarza dice que “es complejo hacer música y a la vez darse cuenta de los privilegios que guarda cada historia personal. Lo mejor que puede practicar uno para hacerse cargo es saber quién es, para así dañar lo menos posible por no saberlo. Eso, y respetar a los demás”.

El EP “Ctrl+Z” marcará el inicio de una Chini without the Technicians, algo que ya se había visto en material de YouTube y conciertos, pero que se materializó en el estudio con el lanzamiento de “Fricativa, Velar, Sorda” el pasado dos de junio, un potente single acompañado de imágenes del estallido social que será parte del EP junto a otras canciones como “Fisura” o “Plan C”.

Además, la cantautora tiene preparado un videoclip hecho en casa, ha estado en conversaciones para grabar su primer disco en solitario y, sobre todo, se ha dedicado a la exploración musical: “Ahora estoy sampleando sonidos no tan propios de la música, guardando bancos y bancos de timbres”.

“Son varias aristas, no me había hecho tan consciente hasta ahora que tuve tiempo de parar y descansar. Creo que prefiero vivir más tranquila de lo que estaba viviendo”.


Simón Campusano: The Orchids – Psychic TV

“Es una canción muy linda que descubrí a través de mi polola. La escuchamos en las mañanas, cuando llega un poco de sol a la casa, tomando té. Es bien esperanzadora, en ese sentido”.

“En un principio no encontré tan terrible la cuarentena porque venía cansado de una gira intensa por el sur”, relata Simao, voz de Niños del Cerro, con quienes lanzó nuevo material a mediados de marzo. “Por un lado, vino bien para concentrarme en preparar cosas nuevas”.

Cumpliendo más de cuatro meses cerrados los locales debido a la crisis, los artistas han tenido que buscar nuevas formas de transmitir sus creaciones. Una reinvención forzada que, dice Campusano, “estimula harto para crear e inventar soluciones más creativas que sólo tocar, por la misma razón los streaming en general me parecen super fomes, no son algo que me agrade mucho”.

Finalizando junio, tres meses después de la publicación del EP, Simón y compañía conmemoraron Cuauhtémoc estrenando una producción audiovisual de casi tres horas de duración que mezcla material documental con canciones acústicas y la participación especial de bandas amigas reversionando los clásicos de Niños del Cerro. “Me gustó”, declara el músico, “abrió la posibilidad de hacer algo que siempre habíamos querido. Eso, en circunstancias normales, quizás nunca hubiese pasado. Quizás nunca nos hubiésemos dado el tiempo”.

Encontrando tiempo en el confinamiento, Simón adelanta estar trabajando en nuevo material: “Ahora mismo estoy preparando un proyecto que probablemente se convierta en un EP o disco solista, con un carácter más experimental”. Como parte de los Niños del Cerro, señala, lo más frustrante ha sido no poder ensayar las maquetas que tienen preparadas. “Si bien yo escribo las canciones, se avanza el trabajo en los ensayos y eso es justamente lo que no hemos podido hacer estos meses”.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es la más dura. Debido a la crisis sanitaria, la escena indie ha perdido la mayor parte de su financiamiento: la venta de entradas y las presentaciones en vivo. “La pandemia ha afectado a toda la gente que trabaja de esto”, dice el artista, “roadies, mánagers, técnicos. No sólo a los músicos”.

Al no poder tocar afuera, Simón se ha visto en la obligación de dedicar parte de su tiempo a impartir clases particulares de composición musical para sustentarse. “He tenido hartos alumnos porque la gente está tomando cursos de lo que sea para pasar el tiempo. Me ha servido, pero no es lo ideal. Antes tocaba todos los meses y tenía un flujo constante de dinero que, aunque no mucho, era inmediato. No contar con eso es difícil”.

“Han habido instancias pagadas, como transmisiones hechas por fundaciones que cuentan con cierto presupuesto anual y han destinado dinero para eso, o las versiones de clásicos del pop chileno que hizo la SCD para los premios Pulsar”, comenta, “son buenas oportunidades, pero son lo de menos”.


Foto principal por:
Valentina Morales (@duerme_volantina) – Chini
Jorge Peña (@jojorgegege) – Simao

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO