Una mirada a Kudai 20 años después, en la voz de sus miembros

Kudai-2020

Una elipse del Parque O’Higgins vacía y cuatro adolescentes caminan sobre ella. Es 2004 y son Kudai. En este momento, con solo 15 años de edad, no se imaginan en el fenómeno que se transformarán años más tarde. Aún no saben que “Sin despertar” será un éxito en Chile y Latinoamérica y que al año siguiente serán nominados como “Mejor banda” en los MTV Video Music Awards Latinoamérica.

Mirando hacia atrás y 16 años después, Nicole Natalino y Tomás Manzi, dos de los cuatro miembros de la banda, recuerdan los inicios con nostalgia. “Cuando empezamos no esperábamos nada, pero fue sorprendente la recepción del público”, dice la cantante. “Era increíble ver cómo los jóvenes se identificaban con lo que cantábamos, creo que esa es una de las razones del éxito”, complementa él.

Porque en una época muy distinta a los tiempos de hoy, hablar de relaciones sexuales –como en su primer sencillo– o de violencia intrafamiliar –en “Escapar“–, era algo un poco prohibido. Sin embargo, el grupo se atrevió y tocó estos temas en sus primeros álbumes, los que le otorgaron fama internacional.

“A través de estas canciones nosotros expresábamos lo que vivíamos y veíamos en nuestros amigos y familiares” recuerda Tomás. “Tratábamos de hablar de muchas cosas para hacer que la gente se identifique con las letras y nuestras personalidades. Hasta el día de hoy son temas muy importantes que se deben conversar”, agrega Nicole.

– Pero ustedes eran muy jóvenes cuando empezaron en esto, ¿cómo les afectó entrar en este mundo a tan corta edad?

Nicole (N): ¡Fue loquísimo! Por una parte nos servía para drenar todo lo que sentíamos, pero por otra fue mucho trabajo. Tuvimos que trabajar mucho para lograr todo lo que tuvimos. Teníamos muchas responsabilidades: ir al colegio, ayudar en la casa, tener amigos. Igual esto nos servía para mantener los pies en la Tierra.

Tomás (T): Fueron experiencias únicas. Estar carreteando en los MTV de Guadalajara con The Kooks bañándose en una cascada de tequila, son puras locuras que uno no procesa bien si no tiene los pies sobre la Tierra. Necesitas tener a la familia que te esté calmando constantemente, porque de repente el ego es súper fuerte en un adolescente de esa edad, que está buscando quién es o qué quiere ser. Pero lo supimos llevar con inteligencia, entendimos en qué estábamos metidos.

– Ya han pasado 20 años desde que comenzó, ¿cómo se mantienen las relaciones dentro de la banda?

T: Tenemos una muy buena relación, desde siempre. Estamos desde los 10 años juntos, nos conocemos todas nuestras mañas, hemos pasado por distintas situaciones, es una relación como de hermanos. Obviamente tiene sus altos y bajos, como todas, pero en general ha sido muy buena.

N: Sí, con el paso del tiempo hemos aprendido a conocer nuestras personalidades. Somos personas muy distintas, así que hemos trabajado en eso. Después de 20 años, yo creo que podemos decir que tenemos una relación consolidada, lo que nos ha servido para seguir trabajando juntos y hacer lo que más nos gusta, que es la música.

– A modo de reflexión: de todo lo vivido con Kudai, ¿de qué se arrepienten?

T: Ohh, yo no me arrepiento de nada. Creo que nada es casualidad, todo es causalidad. Es algo que volvería a vivir mil veces.

N: Yo tampoco, creo que las historias se van escribiendo como tienen que ser vividas en ese momento y todos los errores que se cometen, terminan siendo aprendizaje. Estamos súper felices y orgullosos de todo lo que hemos vivido juntos.

Fue esta misma unión la que los trajo de vuelta. En 2016, el grupo volvió a promocionar en Chile y varios países del continente, lo que llevó a grabar un cuarto disco de estudio que fue estrenado en marzo del año pasado, bajo el nombre de “Laberinto”.

Pero no es eso lo que los tiene hoy de vuelta. Porque hace unas semanas, estrenaron una nueva versión de “Sin despertar“, su primer sencillo. Con un video donde aparecen revisando fotos del pasado y con arreglos musicales que le dan otro tono a la canción, el grupo retomó las actividades y se adentró de lleno en la grabación de un nuevo disco.

– ¿Cómo ha sido volver a promocionar en medio de una pandemia?

N: Al comienzo fue super estresante, porque fue un cambio muy brusco. Pero ahora me encanta. No sé cómo voy a volver a la normalidad. Este tiempo me ha servido para retomar cosas que había dejado de lado. Sin duda, hacer entrevistas y promocionar nuestro trabajo, ha sido super distinto a como lo imaginábamos.

T: Me ha servido mucho como crecimiento personal. Hemos estado conversando mucho con Diego Ramírez (productor) para ver qué otros recuerdos traer a la memoria y cómo hacerlo.

– ¿La cuarentena les truncó algún plan?

N: Sí, teníamos varios conciertos que dejamos pendientes. Además, desde que nos reunimos en 2016 que teníamos pensado hacer un disco como el que estamos haciendo, de aniversario, porque se cumplen 20 años como agrupación y nos trae mucha nostalgia. Quisimos darle un sonido más actual, nuestras voces han cambiado un poquito.

T: Queríamos promocionar este comeback con una gira, con conciertos en muchas partes. Viajar por hartos lugares de Latinoamérica. Pero igual estamos aprovechando este tiempo en cuarentena, creo que todo pasa por algo. Si no hubiese estado en este ambiente tan nostálgico, quizás el lanzamiento de “Sin despertar” no hubiera sido tan boom como fue.

– ¿Y en qué está el disco nuevo?

N: Estamos trabajando en él y tenemos muchas cosas nuevas que mostrar. Más pronto de lo que se imaginan estaremos estrenando nuevo material.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO