Viaje al interior de los videoclips de Corazones de Los Prisioneros: comentarios del director a 30 años

cristian-galaz-prisioneros

Para Cristián Galaz, hablar de Los Prisioneros se trata de hablar de una parte de su vida. Una relación entre arte y realidad para quien fuese el hombre detrás de videoclips y registros audiovisuales que grabó al trío sanmiguelino en su primera etapa, siendo el director de clips como “Sexo”, “Sudamerican Rockers” y la totalidad de los sencillos que dieron forma al “Corazones”.

Galaz, quien siguió de cerca el trabajo del álbum previo a su estreno en 1990, recuerda haberse “sorprendido” por la calidad de las composiciones: “Es básicamente la evolución de Jorge en los temas a tratar y las formas en cómo se volcaban en los discos. Me llamó la atención y es un buen disco”.

Los videoclips del “Corazones” son los primeros trabajos del grupo estrenados en democracia, en años donde la industria ponía sus ojos e inversiones para potenciar el mundo artístico. El cineasta recuerda que para sus términos creativos “no hubo diferencia alguna”: “Independiente de los recursos que se invirtieran en los videos que se estaban haciendo, yo venía trabajando de una manera, con los mismos equipos, con la misma gente, con los mismos profesionales”.

Sobre las producciones, Galaz describe que previo a grabar, acostumbraba a escuchar 100 veces la canción elegida, volviendo “loco” al equipo con tal de proponer una versión final. Posteriormente, se reunía a solas con Jorge González y el productor Carlos Fonseca, a quienes les mostraba el guión para conseguir su aprobación.  “En esas reuniones hablaba, nadie me preguntaba nada, se aprobaba lo que yo planteaba y empezábamos a producir lo que se había hablado”.

En conversación con LaRata.cl, Cristián Galaz volvió a mirar con detalle los clips a 30 años del estreno del LP, describiendo algunos pormenores de la producción, como si existiese la opción de verlos con comentarios del director.

Tren al Sur

Grabado en la Estación Central y alrededores, la canción que da inicio al disco fue también el primer videoclip. Si en su minuto Jorge describió que fue escrita en un leve estado de embriaguez, incluso un homenaje a la infancia, Galaz propuso para expresar en la pieza “la emoción de la infancia”.

Acá, con el dúo González y Tapia recorriendo la estación y vagones, el clip se complementa con situaciones sencillas que reflejan inocencia, haciendo contraste con lo ferroviario. ”Los niños se encontraron con el equipo de producción, eran sobrinos del asistente de dirección, al igual que la persona que sale esperando un tren arriba de una maleta, también era pareja de un asistente. Todo se hacía como antes, aunque había más presupuesto”.

Uno de los puntos que recuerda con entusiasmo es la vista aérea de campos que aparecen en el video. Para contar con esa toma, Galaz y compañía tuvieron que arrendar el helicóptero de un audiovisualista famoso de la época, con el que recorrieron junto a otros dos profesionales un sector rural por la zona sur de Santiago.

“Él tenía un helicóptero y nos lo arrendó, montamos arriba al director de foto con la cámara, de esas que se ocupaban en la segunda guerra mundial, un tarro espectacular, muy sólida y muy pesada”.

Más que una pretensión artística, el director tenía sus razones para obtener el material: “Las tomas permiten mostrar una idea de que este viaje físico al sur en un tren, era un viaje más amplio que abarcaba la memoria, por lo tanto se elevaba y se combinaba, se dio de esa manera a través del recurso”.

En palabras de Jorge González con Rock&Pop, el single “Tren al Sur” estuvo 6 meses dando vueltas por las radios sin que sonara, porque según su versión “el rock en español estaba casi muerto”. En sus palabras, fue el videoclip el que provocó el impacto inicial del disco, ya que así empezaron a sonar en los medios.

Galaz, pese a las palabras del intérprete, dice no haberlas escuchado, y que las canciones tienen mérito por sí solas. “No me compete saberlo ni reflexionar al respecto, el disco tiene una calidad enorme y fue muy bien producido. El video tuvo éxito, mucha gente me lo dijo, pero imposible saber qué impacto tuvo”.

Pese a su opinión, el videoclip llegó incluso a ser nominado a los premios MTV Video Music Awards 1990 en la categoría “MTV Internacional”, compitiendo frente a “Louis” de Franco De Vita, “En la ciudad de la furia” de Soda Stereo y “Oye Mi Canto” de Gloria Stefan, perdiendo ante esta última.


Estrechez de Corazón

En el caso de “Estrechez de Corazón”, si bien participa la banda con la tecladista Cecilia Aguayo, en dicha ocasión el protagonismo se lo toma una pareja, que busca contar una aventura que va “del amor hasta el drama y la tragedia”, representado a través del viaje “el dolor que produce el desamor y la violencia”.

La producción se grabó en dos jornadas. En una parte tuvo a los músicos al interior del Centro Cultural de Ñuñoa -locación utilizada también en la teleserie “Ámame” (1993, TVN)-.

Las escenas de la pareja, protagonizadas por los actores Manuel Peña y Lorena Ríos, se grabaron al día siguiente en caminos rurales hacia la ribera sur del Río Maipo, entre Santo Domingo y Navidad.

Como dato extra, el futuro de los artistas tuvo caminos distintos: mientras que  Peña siguió una carrera como actor de teatro; participando en el Gran Circo Teatro en los ’90 y papeles menores en teleseries chilenas, Ríos se dedicó a trabajar tras las cámaras, llegando a ser parte de la plana ejecutiva de TVN.

El videoclip fue estrenado el 10 de septiembre de 1990, según Galaz logra mostrar “la violencia al interior de las parejas”, demostrando la contingencia del contenido expresando el “romanticismo enfermo” de otros siglos.


Corazones Rojos

“Quizás la más particular fue ‘Corazones Rojos’, que es tan sencilla , pero sin embargo la letra está muy bien puesta”. Así Jorge González describió en una autoentrevista la canción hoy convertida en himno contra el machismo.

El último registro audiovisual del disco, grabado en julio de 1991, es difícil de interpretar para el director, pues “no tenía literalidad en el momento en que trabajamos”. “La representación de los temas de violencia se explican por sí mismos. Evocan lo que, espero, sentíamos en su momento”.

En cuanto a conceptos, el machismo se fue simbolizando a través de niños que aprenden a temprana edad su significado, reforzados por otros elementos como “la bandera”. Galaz lo describe: “El izamiento a la bandera es reunirse todos en torno a un símbolo fálico, que se hacía los lunes en todos los colegios de Chile en dictadura”.

“Actualmente a los niños y niñas de Chile para que internalicen el machismo, el tema será más solapado, pero en ese entonces era desembozado, más abierto, pero que sigue siendo la tónica de la realidad”.

Acá, la actriz Macarena Brthelon actúa junto a una bandera de Texas, muy parecida a la chilena, la cual no fue ni un error o casualidad. La decisión fue tomada por Galaz, ante una inminente demanda por la institucionalidad vigente, que pese a ser democrática aún tenía tintes “dictatoriales”, lo que impedía el uso de símbolos para otros usos.

“Era un parche ante la herida, ante la arremetida de una institucionalidad que odiaba a todo que manipulara los símbolos patrios”.

Otro dato curioso es la aparición de la cantante Camila Moreno como una de las estudiantes del video.  Su padre, Rodrigo Moreno, fue asistente de dirección de los clips, lo que da a entender su aparición en los créditos, pese a que no logra apreciarse en el corte final.

Sobre si en ese entonces se sentían los aires de separación, ello ya que el grupo se disolvería tras finalizar la gira en 1991, el cineasta no tiene palabras sobre el tema, ya que solo se dedicó a lo “profesional”.

“Yo no hablé mucho del tema con ellos, crucé algunas palabras con Miguel y Jorge, no tenía idea de por qué se había ido Claudio Narea o qué había pasado, yo no tenía un contacto constante o permanente, no estaba involucrado, todo fue muy reservado. Años después me enteré de la trastienda, pero en su momento no fue tema para mí”.


Dimensionando el disco

Posterior a los sencillos, Cristián Galaz tuvo que grabar por encargo de la EMI el documental “Grandes Éxitos” (1991), que con entrevistas a la banda y registros de mediados de los 80, buscaba dar un cierre a esa etapa.

“Logramos hacer un fresco de lo que eran Los Prisioneros, se hizo en poco tiempo, lo monté y edité, fue larguísimo de hacer, pero fue un buen proceso”. Como rareza, Cristián realizó también un videoclip a solicitud de Jorge para “El Cobarde”, canción hasta entonces inédita y que fue incluida en el álbum compilatorio “Ni por la razón, ni por la fuerza” (1996).

Hoy con 62 años, Galaz se une a quienes tratan de reflexionar el impacto del disco. En términos creativos, lo más importante fue ver una versión distinta de una creación de Jorge, “desenvolviendo las facetas más oscuras, un poquito más tenebrosa de su mirada, que después iba a volver a aparecer en otras oleadas”.

Sobre el efecto en generaciones posteriores del álbum, también considera como el primer LP solista de González, y lo recuerda como una producción “llena de vitalidad, de cosas que no se veían en la música chilena”.

Frente a otras producciones del trío que calaron hondo en la sociedad por sus letras sociales, para Galaz el disco acompaña un proceso más personal, la transición de un país que se sale de lo colectivo, de luchar contra una dictadura, para describir lo que sentimos dentro de nosotros: “Este disco es la expresión del individualismo, más íntima, más hacia adentro”.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO