Director de documental sobre Papa en Chile: "La crisis es de la autoridad. La fe no está cuestionada"

papa francisco la rata

‘Dios: una visita incómoda’ es el documental chileno del momento. El registro, ganador del premio joven de un prestigioso festival suizo, repasa desde una mirada colectiva las distintas visiones que existen de la religiosidad, un tema que provocó su exaltación con la venida del Papa Francisco en enero de 2018, contrastando este mega evento religioso con las problemáticas de una sociedad convulsionada y tensionada.

El filme fue realizado bajo la mirada de tres cineastas, los cuales fueron apoyados por un grupo de directores a lo largo de Chile que aportaron desde sus experiencias a la realización de la cinta. Israel Pimentel es parte del trio de audiovisualistas a cargo, quien reveló en detalle a LaRata lo que significó este viaje por la raíz profunda de la religiosidad chilena.

¿Cómo nace este documental dedicado a un tema transversal como lo es la religiosidad?

Este documental nace como una búsqueda de nuestro colectivo de realizadores de Mapa Fílmico de un país (MAFI) que desde hacía varias películas nos hemos enfocado en fijar la mirada sobre temas que mencionan a la sociedad chilena. Nos pusimos a buscar otras tensiones que aparecieron en nuestros documentales y nos pareció que en la religión, en la búsqueda espiritual en Chile había un territorio interesante que explorar. Después de todo, se enfrentan distintas visiones valóricas del mundo y cuando tú tienes este tipo de enfrentamientos dentro una película hace que la historia sea mucho más interesante. Por eso nos decidimos en hacer Dios.

¿Me imagino que la idea coincide con la visita del Papa?

Nosotros partimos grabando la película el 2015 antes de saber que iba a venir el Papa. La idea original era explorar cómo en distintos grupos sociales se vive la espiritualidad. El catolicismo en las clases acomodadas, los cultos evangélicos en clases más populares, la manera en que los pueblos originarios se acercan a sus cosmovisiones y también otras religiones más pequeñas como comunidades rastafaris, era una búsqueda más amplia y el relato que queríamos construir era más etéreo por así decirlo. Ya estábamos por terminar de grabar y nos enteramos que venía el Papa y fue como ‘no nos podemos hacer los desentendidos en el tema’, tenemos que grabar un poco más.

Ahí nos lanzamos a grabar la venida del papa y todo los preparativos de su llegada, y con eso le pudimos dar a la película una estructura, una columna vertebral para que este viaje a través de estos distintos mundos que ya habíamos registrado tomen mucho más sentido.

¿Qué pudieron apreciar a través del lente tras la confirmación del viaje del Pontífice a tierras chilenas?

Nos dimos cuenta grabando que las distintas posiciones que existían en la sociedad chilena frente a los temas valóricos se exacerbaron con la venida del Papa. Comenzaron a salir en la agenda temas como el aborto en tres causales o el matrimonio igualitario mientras que al mismo tiempo organizaciones de ateos empezaron a organizarse para demostrar su malestar contra el apoyo de un estado laico a la visita de un jerarca de una iglesia en particular. En paralelo empezaron a incrementarse los casos de abusos sexuales por parte de líderes religiosos; todas esas tensiones nos dieron mucho más material para contar un relato que se cuenta de manera más fluida y entretenida.

“No hay una sola prueba en contra de él”

La visita de Francisco I fue considerada por medios internacionales como el peor viaje de líder religioso durante sus años en el cargo siendo el principal factor la baja asistencia de fieles. ¿El documental refleja lo que podríamos tildar de un ‘desastre papal’?

Sí. En la película hay varias imágenes que muestran desde los preparativos, el número de personas comprometidas como voluntarios y la organización oficial que se estaba preparando para una mega concierto que era más parecido a un festival de rock frente a lo que fue la visita del Papa Juan Pablo II en los 80.

Se estaban preparando más para un evento masivo como festival, pero después la convocatoria en las misas masivas y eso se puede ver en la película no fue lo que esperaba la organización. La gente tenía que llegar muy temprano, estaban aburridas, con frío y el resultado de participación según nosotros no fue lo que los fieles esperaban.

Además los dichos del papa en favor del obispo Barros fracturaron definitivamente su paso por Chile.

Hay que recordar que la presencia del obispo Barros en una de las misas generó muchas tensiones. La prensa se puso inquisitiva con respecto al tema y todo esto terminó con las declaraciones del papa justo antes de tomar el avión diciendo ‘No hay una sola prueba en contra de él’ y con ello coronó el fracaso de su visita. Son todos temas que fueron alimentando la agenda de los movimientos que estaban en contra de la venida del papa y, que hicieron de esa frase, el gran fracaso de su visita.

El estreno mundial del documental se realizó en un prestigioso festival europeo, incluso fueron reconocidos con el premio del jurado joven. ¿Qué tal fue la recepción del público?

Tuvo una gran aceptación, es un importante festival de Suiza. El documental toca temas de un caso particular pero que actualmente están atravesando las fronteras, sobre todo la crisis de autoridad de la iglesia católica. El público valoró eso y la calidad técnica de la película.

Tras revisar todo lo grabado, ¿creen que en un estado laico siguen pesando las decisiones valóricas a la hora de determinar temas nacionales?

Lamentablemente en los grupos de poder de nuestro país sigue siendo relevante tomar en cuenta la visión de la iglesia católica para sus decisiones aunque por otro lado identificamos que a nivel de la ciudadanía la autoridad de la iglesia es la que está cuestionada, no así la fe. Ya no hay tantos católicos como antes pero se sigue viviendo la fe de manera intensa. La crisis es de la autoridad, de la jerarquía de la institución, los obispos, el cardenal, entre otros. La fe no está cuestionada.

Una censura incómoda

Hubo un caso particular con la exhibición del documental. En Temuco tendría que haber sido estrenado en la Universidad Santo Tomás, cita que se canceló días previos a la presentación. ¿Cómo toman ustedes esta decisión? ¿Es una censura al filme?

Creemos que hay censura. La película estaba programada desde enero por parte de MIRADOC, un circuito de salas para exhibir documentales de Arica a Punta Arenas. En el caso de Temuco quien había firmado el convenio era esta universidad y solo una semana antes que estrenamos Dios en el circuito, desde la casa central de la Universidad en Santiago prohibieron exhibir la película en cualquier recinto de la universidad porque no respondía a la línea valórica de la universidad.

Nos parece grave esta decisión porque creemos que son los espacios universitarios donde una película como esta puede servir para provocar una discusión en torno a estos temas. Además, la película ha sido muy bien recibida por parte de fieles católicos ya que el material ha sido clave para demostrar la crisis dentro de la comunidad de la iglesia. La película busca preguntarse cómo afrontar estos problemas para avanzar en los temas que nos incumben como país. Es una lástima que la hayan bajado porque a la fecha en que tomaron la decisión ‘Dios’ no había sido estrenada en Chile, por lo que nos parece grave que cancelen la función sin haber visto la película.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO