De Saloon se apronta para celebrar 20 años: "Somos una banda super poco pretenciosa"

De-Saloon

De Saloon tuvo un año movido. Tras su éxito en la Cumbre del Rock, hicieron recorrido por diferentes escenarios a lo largo del país. La banda, recientemente lazó su nuevo single “Látigo de fuego”, canción que formará parte de su próximo disco el cual verá la luz a mediados del próximo año. La canción se estrenará oficialmente el próximo viernes 21 de diciembre en la tradicional cita de diciembre, donde la banda repasará todos sus éxitos y que esta vez incluirá fiesta post show.

Piero Duhart, vocalista de la banda, detalló a LaRata.cl parte de las sorpresas preparadas para esa noche, los planes para celebrar los 20 años de trayectoria que se aproximan y novedades sobre su próximo disco.

Acaban de lanzar un nuevo single que viene a terminar con esa pausa creativa luego de su último álbum (Mar de nubes, 2014). ¿De qué se trata este nuevo tema?, ¿Qué significa realmente un “Látigo de fuego”?

– Como concepto lírico es una canción que intenta ser como eso que la gente reconoce en De Saloon, canciones de amor. Yo he sido siempre monotemático en la composición, más que de amor como concepto general, yo siempre hablo de relaciones de pareja en todas las canciones y algo súper autobiográfico. Entonces, como que en general tenía que ser una canción que evocara eso inmediatamente. “Látigo de fuego” es enamorarse,  amor a primera vista. A eso se refiere, pero con una mirada mucho más adulta y madura. La canción parte con una frase así como “Ya sabes que el amor no lo resiste todo…”, ya no tengo 18 entonces claramente las canciones son distintas a las de antes.

Una de las cosas que más llamó la atención de este nuevo single es que suena muy similar a los primeros discos de la banda ¿A propósito o coincidencia?

– Yo le propuse a los chicos hacer un disco nuevo. Ya había hecho las canciones, entonces nos juntamos y les mostré la idea de producción musical. Encontré interesante mirar hacia atrás, ver eso que habíamos hecho en anteriormente porque para mí los discos son fotografías de momentos. Veníamos de un disco en el cual la idea preconcebida era hacer algo distinto, que no se repitiera la idea y salieron temas como “Domestícame”, que son muy electro pop y diferente a lo que la gente está acostumbrada. Ahora fue como “Si vamos hacer un séptimo disco, hagámoslo distinto” y que me mejor que revisitarnos, tratar de darle a la gente lo que creemos que les gusta y reconocen de la banda.

Entonces, ¿el nuevo disco sigue esta misma línea?

– Sí y no, depende. Puede ser que realizo mi percepción y concepto de cómo suena la banda, pero puede ser que no sea tan así. Lo que puedo reconocer del disco es que todavía no tiene nombre, son diez u once canciones y puse baladas. En el disco anterior no íbamos a poner porque habíamos hecho tantas y después igual había una que se coló y fue un éxito. Ahora hay un par de baladas que creo que son lo que la gente busca en De Saloon, algo bien cortavenas y sufridas que es la música que también a mí me gusta. Además, el disco también está super guitarrero. Agarré de nuevo la guitarra como instrumento de composición y siento que eso la gente también lo echaba un poco de menos, así que está interesante.

El próximo año celebrarán dos décadas de trayectoria. Respecto a la relación de la banda, ¿Cómo lo hacen para mantener viva la llama y seguir llamando la atención de nuevo seguidores?

– Hay varias cosas que uno no se plantea cuando comienza un grupo. Lo primero es la duración. En general, uno después entiende porqué las bandas a los diez años se acaban. Eso es porque hay un desgaste emocional grande, porque convives con gente que no es tu familia durante mucho tiempo consecutivo. Lo otro, es que uno no piensa que más que tocar, vas a tener que viajar. Uno tiene que moverse mucho y son cosas que uno empieza a mirar cuando piensa en el pasado. Hemos sido afortunados de nunca haber tenido un problema tan grande.

Nosotros somos una banda super poco pretenciosa, quizás por eso también no nos fuimos a vivir a México o cosas así cuando lo podríamos haber hecho perfectamente. Íbamos etapa a etapa, cumpliendo sueños o metas y se fueron dando las cosas. Es bonito mirar veinte años atrás y ver eso. Siempre nuestra carrera ha sido ascendente, quizás lenta, no tan mediática como otras pero siempre ascendente. Eso no significa que nunca hemos tenido problemas en los que dijimos “Ya, paremos”, pero aguantamos el desgaste porque llevamos en el ADN ese esfuerzo del inicio y el trabajo. Somos amigos desde niños y eso genera una instancia de conocernos y aceptarnos.

De Saloon es como una banda atemporal y eso puede ser bueno y malo. Tratamos de siempre tener algo nuevo y funciona, nunca para, siempre está. Podemos ir a cualquier festival y funciona, no somos una banda como del recuerdo. Tenemos renovación y quizás por eso seguimos tan vigentes.

Paradójicamente, De Saloon nuevamente se encuentra preparando el clásico concierto de fin de año ¿Cómo surgió esta especie de cábala?

– Hace más de diez años que estamos haciendo este show. A alguien, no recuerdo si a Otto, pero a alguien se le ocurrió tocar un fin de año entre navidad y año nuevo. Antes no sabíamos si era buena idea, era muy mala fecha porque la gente estaba en otra y empezamos a hacerlo y quedó como tradición. Empezamos a tocar en SCD, después pasamos a un lugar más grande y así como que se fue agrandando el hito. Decidimos tocar en “Chocolate” porque es un lugar que queda súper céntrico para todo el mundo Eso se agradece y siempre se llena.

¿De qué tipo de sorpresas estamos hablando, invitados?

– No. La particularidad es que es un concierto extenso y vamos a banda completa. Nosotros somos tres, pero nos presentamos con el tecladista Nicolás Quintero y Lucas Pino en la guitarra. Vamos a revisitar varias canciones antiguas, la gente quiere sorprenderse escuchando una canción que no escuchó o que jamás pensó que íbamos a tocar en vivo porque tener una banda de larga data significa eso, de que hay diez o quince canciones que tienen que estar sí o sí en un show. Pero en esta instancia uno recorre al catalogo y tocaremos muchos lados “B”. Todos los años tratamos de hacer algo distinto con el concepto de no repetir canciones antiguas y caer en lo mismo. Tendremos un super show de luces y visuales como en cada concierto. Obviamente tocaremos “Látigo de fuego“, celebraremos el lanzamiento oficial del videoclip e intentaremos dejar satisfecho a nuestro público.

El concierto de fin de año se realizará el viernes 21 de diciembre en el Club Chocolate y todavía quedan entradas disponibles a través del sistema Passline a un valor de $10.000 entrada general y $20.000 VIP. Para más información visita el evento en Facebook.


Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO