Chancho en Piedra y show por los 25 años: "Por romanticismo, el Caupolicán sigue siendo el mejor escenario de Chile"

chancho-en-piedra

Uno nunca sabe que va a llegar a hacer lo que está haciendo lo mismo, durante 25 años. No te lo digo como una rutina, sino como aventura, como viaje“. Así, Leonardo “Toño” Corbalán trata de comprender como ha sido crecer bajo una banda símbolo de funk nacional.

Y es que Chancho en Piedra celebrará un cuarto de siglo el próximo 15 de agosto. Lalo Ibeas y compañía se tomarán el Teatro Caupolicán, escenario donde junto a sus históricos compañeros “han hecho y deshecho” en su larga historia, en la que nueve placas de estudio y una serie de canciones icónicas abalan el trote lleno de música.

En la antesala del show en San Diego, el baterista del conjunto recuerda los pasos adolescentes, los personajes que marcaron el devenir de la banda y la presentación que viene a marcar el rumbo del grupo que supo seguir adelante tras perder una pieza fundamental en sus filas.

-¿Qué fue lo que te convenció en su momento a formar la banda junto a tus compañeros?

-Cuando salí del colegio, nos conocíamos todos del mismo barrio, prácticamente. Yo, personalmente, empecé a buscar un rumbo musical y llegué a una banda de heavy metal a cantar, con el Álvaro Paci, un periodista que hay por ahí.

Paralelamente, conocí al Lalo, me acuerdo que en una fiesta de colegio, y ahí empezamos a hablar de los grupos que nos gustaban. Bueno, ellos ya cachaban, el Lalo y el Pablo sabían que tocaba batería, nosotros cachabamos que el Felipe tocaba bajo, todavía sin ser compañeros de banda.

Nos encontrábamos en algún concierto de Metallica con el Felipe y con el Pablo, en algún verano en El Quisco carreteando en los ‘90, nuestras vidas estaban medios cruzadas. Cuando se dio la oportunidad que los chiquillos me fueran a buscar porque les faltaba un baterista que tuvieron que despedir porque había faltado a unos shows por ir  a carretear unos días a la playa, me hicieron la prueba y quedé. Después entró Pablo y así se formó Chancho como lo conocieron por mucho tiempo.

-En esos años, ¿bajo qué corrientes transitaban los integrantes?

-Escuchábamos toda esta corriente californiana, esos  bastardos del metal con el hip hop, funk, metal. Ahì entra Red Hot Chilli Peppers, Rage Against the Machine, Primus y.. bueno, las influencias màs punketas del Lalo con Dead Kennedys o Los Ramones, las influencias metaleras que tenìa yo con Maiden, Metallica. Fue una mezcolanza de ritmos, de corrientes y estilos que fue evolucionando con el paso de los años.

Después conocimos otros músicos, amistades que nos empezaron a motivar o influenciar. El mismo Flor Motuda que lo conocimos muy jóvenes entrando al sello Alerce en el ‘96 más o menos,entonces ese tio de personajes te mueve el piso y te hace ir por un camino màs seguro que el comercial.

-Personajes como Florcita Motuda les permite actualmente ser referentes para nuevas generaciones, como una forma de devolver la mano a quienes los inspiraron.

-Claro y está todo plasmado en el disco “Otra cosa es con guitarra” del 2011. Ahí hicimos un compendio de música de gente súper importante que, de alguna u otra forma, pasó por nuestra vida y nos marcó. Trabajar con el tío Valentín fue cuático, Ángel Parra, Pedro VIllagra, Juan Sativo, Pedro Piedra, no podría terminar de nombrar a todos porque son importantes en la música chilena…

Se viene la fiesta…

-¿Cómo preparan el show aniversario de los 25 años? 

-Estamos con la formación actual, los viejos conocidos y ahora somos un sexteto trabajando y ensayando todos los días los temas que la gente quiere escuchar de discos no muy conocidos además de los temas que son combo seguro para gente que disfruta a los Chanchos. Y qué mejor que en el Caupolicán que hemos hecho y deshecho en ese lugar.

-¿Se acuerdan cuando tocaron por primera vez en San Diego?

-Fue abriendo junto a Los Miserables en 1995, tocamos puros temas de “Peor es mascar lauchas” que eran los únicos que teníamos en esa época. De ahí vinieron más, siempre con buen recuerdo.

-¿ Por qué crees que el Caupolicán sigue siendo tan importante para el músico chileno?

-Sí, por romanticismo, por ubicación, por acceso y por comodidad, el Caupolicán sigue siendo el mejor lugar para ver un espectáculo. Creo que a Chancho en Piedra le ha resultado todo lo que hemos hecho ahí, desde cumpleaños hasta circos chinos, incluso un concierto con Gondwana que estaba repletito. Es el mejor lugar para tocar.

 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO