C-Funk y su carrera solista: "Aquí no va a venir ningún oreja de tarro a criticar"

C-Funk

Unirse a una nueva banda, su carrera como productor, pulimentar lo solista, trabajar con su padre Hugo Moraga, musicalizar eventos; si hay alguien de la escena chilena que ha tenido un año ajetreado, ese puede ser Cristián Moraga (42) mejor conocido como C-Funk.

El músico ha tenido un 2019 lleno de retos, especialmente por el proceso de encajar con Chancho en Piedra en lo que respecta el proceso creativo. “Ha sido un desafío entrar a otro sistema al cual yo no estaba acostumbrado, con otro método y ritmo”, explicó a LaRata.cl enfatizando que a pesar de todo, ha sido una entretenida aventura y que agradece la respetuosa relación con el resto de los integrantes.

En la pasada celebración de los 25 años de la banda quedó en claro que también hay buena relación con el público marrano.

Sin embargo, también reactivó su carrera solista con nuevos singles -publicados por mera coincidencia en el natalicio de Prince, a quien admira abiertamente- “Imposible”, que es una reversión de Moraga padre, y “Siempre siempre”. Estos son los adelantos de su larga producción que aún no tiene fecha de lanzamiento.

Con más de 100,000 reproducciones en plataformas streaming, ambas canciones tienen en común la muestra de nuevas ideas -sin dejar de lado lo esencial de su estilo- por las que el músico se ha dejado influenciar y que si bien fue un factor que llamó la atención, él tiene sus argumentos al respecto.

Las sonoridades del presente

Para C-Funk, lo urbano va más allá del artista como tal y se ha transformado en una sonoridad latina urbana. “Me di cuenta que se generó esto con los nuevos reggetoneros y traperos, especialmente con los productores; descubrieron que existen más notas además de la triada clásica con los que se hacen acordes en la guitarra. Notaron que podían ponerle una séptima u otra nota y así aparecieron otros colores que me gustaron”, explicó.

Entonces, ¿Cuales serían tus influencias urbanas actuales?

– Los músicos y productores que están detrás de todo esto, los que hacen la música y los beats. Ellos han avanzado tremendamente, creo que llevaron la música a otro nivel en el mundo. Ponte tú me gustó Sky Rompiendo, él está detrás de sonidos que me gustan harto. Bud Bunny también cuando descubrí que él hace sus beats, tiene hartas cosas entretenidas. Y más hacia el lado del reggaeton estaría J Balvin o Tego Calderón que lo encuentro mucho más elevado que al resto.

Esta música se ha traspasado a otros estilos musicales latinos, en mi caso el funk o hip hop, y me gusta lo que está ocurriendo con estas sonoridades urbanas modernas, todo se traslada y a mí como cantante siempre me ha gustado eso.

¿Y qué percibes de esta transformación musical?

– Se está logrando mayor calidad de sonido en la música. Empatar la búsqueda de algo único, a pesar de que viene sucediendo hace muchos años, con generarlo. Y como ahora descubrieron nuevas notas y acordes que no ocupaban antes, se está agregando una mayor emotividad a la música.

¿Algún defecto?

– Más allá de los artistas, creo que las letras de los géneros urbanos están muy al debe. Están por debajo de la calidad de las grabaciones y de interpretación vocal que puedan llegar a obtener. Ahí está el problema.

¿Y tu álbum va a seguir esta línea?

– Siempre voy a pololear con el hip hop y la música más electrónicamente hecha: computador, secuenciador y teclados; pero por otro lado, lo mío es tocar guitarra y eso jamás lo voy a dejar. Así que continuaré en ambas partes, aunque me guste el trap.

Porque el trap lo veo nada más como una rama nueva del hip hop. Sí, ahora es novedad porque llegó el boom a Latinoamérica pero el estilo que tiene con baterías hit hat y el 808 -la caja de ritmos- se viene haciendo hace décadas y siempre me ha gustado.

Tienes todo un abanico de estilos para componer..

– Claro, visiblemente me veo así. Pero la verdad es que en mi formación como oyente que después me inspiró a hacer música es mucho más amplio porque me sirve para producir, que es la otra rama que me gusta: el ser productor musical.

Se me hace mucho más fácil tener este abanico para pasear entre varios estilos al momento de producir. Por ejemplo, he estado en México haciendo pop y reggaeton, música que por lo general yo no haría; pero se me hace cómodo desenvolverme con otros tipos de artistas que encuentro que son bacanes y tienen mucha onda en otros mundos musicales que la están rompiendo. Yo solo disfruto, música es música.

Prince, siempre Prince

“Hay algo relevante de él en todo lo que yo hago. Siempre, en lo que sea que haga”, afirma Moraga cuando se le pregunta sobre el extravagante músico. En más de una ocasión ha hecho referencias y pequeños homenajes en relación, desde un tatuaje a tributos, convirtiendo el morado en uno de sus colores de la vida. Sin embargo, eso también le ha traído roces causa de las redes sociales.

Los haters y la autodefensa

– Por ahí alguien me criticó una vez respecto a las nuevas canciones. Me dijo que “que bueno que se murió Prince antes de escuchar esta mierda”. Ese tipo de gente encuentro que no está escuchando realmente la música, yo acepto las críticas constructivas, pero lo hacen solamente por hacer.

Cuando hago música hay muchas cosas por detrás, hay acordes que no son cualquier acorde y melodías que no son cualquier melodías. Siempre estará la influencia de grandes artistas para esto, sea trap, hip hop, funk, rock, lo que sea. Y siempre trato de dejarme influenciar con buena música para hacerlo de la mejor manera posible; pero si un tipo me viene a criticar, de partida le diría que se aprenda un par de acordes, sepa cómo se construye y ahí recién hablamos. Aquí no va a venir ningún oreja de tarro a criticar, creo que está muy fuerte y muy mal el criticar por criticar y peor cuando te tratan de flayte por una sonoridad más moderna, lo encuentro súper clasista.

Al respecto, Cristian también mencionó Charly García como fuente de inspiración y a Hugo Moraga, su padre.

Padre e hijo unidos por la música

“Imposible” es cómo se titula el segundo adelanto del trabajo de estudio de C-Funk. La canción original fue compuesta por el cantautor Hugo Moraga y no es primera vez que se da aquella situación, ya que en el año 2007 “City funktasma” -otra reversión- estaba incluida en el repertorio del álbum “Joya”.

Inclusive, la discografía del cantautor está disponible en Spotify hace solo un par de años gracias a las gestiones de su hijo. Esto nace del constante trabajo que realiza Cristian para poder reivindicar a su padre y su reconocida carrera musical. “No es porque sea hijo de él pero tengo la suerte de serlo y conocer el tremendo talento que tiene de cerca”, dice, y agrega que “así como es bueno para hacer música es pésimo para venderla”.

Debió haber sido muy importante para ti el versionar “Imposible”..

– Sí, porque hay demasiada música buena que no se conoce, como la suya que es realmente buena, y siento que él debería tener otro nivel en la historia de la música, en la memoria de la música de acá. Me gusta mucho tocar sus canciones, no todas son como para que yo las interprete, pero hay una cierta cantidad que cuadra mucho con lo que yo soy musicalmente e “Imposible” es una de esas.

Es un agrado para mí tocar una canción de él, para mí es como tocar una buena canción de Prince o Stevie Wonder, están tan bien hechas que dan gusto tocarlas. Lo hago también como admirador y creo que lo haría también si no fuera su hijo.


¿Alguna recomendación para los lectores de LaRata.cl?

– Quiero recomendar la música que podría llamar como nuevos sonidos urbanos que traspasaron la sonoridad hacia otros estilos que me gustaron mucho: los artistas argentinos Ca7riel y Chita. Y también quiero recomendar a un cabro que conocí de Monterrey, México que se llama Typow. Escuchen a esa gente porque son el ejemplo de nuevos sonidos.

 

 

 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO