Amistad, sororidad y música: reflexiones con Chini Ayarza y Rosario Alfonso

Chini y Rosario_02
Fotos por: Cate Muñoz.

Pasaban aquellas horas mañaneras en las que el sol santiaguino todavía no es tan tortuoso y montones de perritos corrían sin preocupación alguna por la Plaza Guillermo Franke, las compositoras Chini Ayarza y Rosario Alfonso yacían recostadas en el pasto, compartiéndose un “sangurucho”, mientras recordaban el comienzo de su amistad.

 “Yo recuerdo la primera vez que te vi”, dijo Rosario, rompiéndo el silencio en el que ambas intentaban hacer memoria, las tallas y las risas brotaron como si nada.

Rosario: Recuerdo que yo estaba en primer año de Artes Visuales y nos invitaron a un carrete en una cuestión de la u. Nosotras estudiamos juntas, la Chini era un curso mayor que yo. Y me invitaron a un carrete de algo de arte y estaba la Chini que tocó.

Chini: ¡Ahh ya sé que día puede haber sido! ¿Fue con banda? ¿O fue sola?

Rosario: Sola.

Chini: Sola. Ya, esa fue una de las primeras veces, creo, donde me subí sola a un escenario. Y fue porque me piqué, me acuerdo que me piqué porque tocó un cabro antes, lo encontré muy pésimo.

Rosario: Sí, era malo.

Chini: Era malo. Y dije “¡weón! ¡¿cómo puede ser?!” O sea, ta bien, yo me encuentro mala pero tampoco tan mala cachai. Por eso decidí subirme.

Rosario: Si me acuerdo.

Chini: Sí, era malo. Era muy malo.

Las dos se conocieron gracias a Roberto González –guitarrista en The Technicians– y las pintatones de lienzos y asambleas de los paros fortalecieron el lazo, desde entonces que son amigas. Recuerdan que engancharon gracias al video “Ríe chinito” de Perotá Chingó, canción que se sacaron para cantar a dos voces durante tardes donde compartían y pintaban la guitarra de Rosario –al unísono- “con esmalte de uñas”.

Rosario: En esa época (2011), el feminismo no era nada de lo que yo conocía y me pasaba mucho una cosa.. me acuerdo que vi a la Chini y dije “qué bacán”, pero a la vez sentí como una envidia porque me encantaba hacer música, entonces como que me pasaba que conocía a una niña que era buena tocando guitarra o cantando e igual me daba algo.

El tema de la envidia, solía ser un tema recurrente hace algunos años, pero el feminismo hizo cambiar el rumbo de la competitividad entre mujeres para Chini y Rosario. Según ellas, es algo que ahora ya está algo obsoleto, pero en tiempos anteriores era todo un tema

 Chini: A mi también me pasaba eso. En el colegio habían pocas mujeres que tocaban, y siempre se generaba una cierta competencia. Por ejemplo, había una galla que yo admiraba mucho que era 600 veces más cool que yo, tocaba con la correa hacia abajo y punteaba súper bien, con una actitud de que no le importaba nada. Por otro lado había una banda de puras mujeres mayores que yo, “The Ties” se llamaba, ellas me gustaban mucho y eran como bien impresionantes, pero estaba eso de querer ser como ellas. Siento que los hombres ayudaban mucho en ese ambiente, con frases como “tú eres especial”, o “tú eres distinta a las demás”. Pero así en mi vida como general, creo que nunca viví el feminismo o una auto aceptación muy grande, igual creo que es normal dentro de la adolescencia ¿hasta cierto punto?.

Independiente de si haya sido hasta cierto punto o no, lo importante es que el flujo de información respecto al feminismo y conflictos de género, más un trabajo de comunicación que antes no se vivía tan a flor de piel ha ido frenando sensaciones como las recién expuestas. Tanto Chini como Rosario notaron cambios en el trato entre mujeres y por ende en los ambientes musicales donde transcurrían hasta la actualidad. Y las dos coinciden con que el hecho de que las mujeres hayan levantado la voz y hoy en día sigan haciéndolo, tiene un mérito enorme en ello.

Chini: Las mujeres ya tienen menos miedo a hablar y a indicar quienes son sus abusadores, y eso genera que haya como una limpia de bandas. Y en verdad es transversal a la sociedad que se sigan revelando y visibilizando situaciones así.

Rosario: Yo creo también que la gente en el medio tienen menos miedo de expresar una opinión que no va a dejar a todos contentos, y ha sido mucho más evidente ahora, o sea, toma a los artistas que han estado en Viña. Creo que está bien.

 Chini: Y si bien en tocatas más como indie así folk, que es un medio bastante tranquilo, no se puede revelar fácilmente la violencia que puede subyacer debajo, por ejemplo en tocatas como más punk o más alternativas he visto que existen nuevos protocolos respecto a temas como el acoso que puede suceder por ejemplo en un mosh, donde antes generalmente las mujeres que participaban del mosh como que siempre salían pa la caga o las empujaban si se ponían en la reja de adelante como si no pertenecieran a la primera línea del concierto.

¿Cómo intentan implementar el feminismo en su campo de batalla, que es el mundo de la música? O en su día a día también.

Rosario: Yo creo que una lo hace todos los días, desde cuando vas a hacer un comentario pensarlo dos veces antes, o no sé, el ahora darse cuenta que hay muchas referentes mujeres y que de repente necesitas una pega y puedes pensar que una mujer puede hacerlo ahora que estamos armando redes. Las dos participamos en Tramus*, por ejemplo, que son las trabajadoras de la música, entonces tenemos de donde sacar contactos.

Chini: Sí, y hacer un esfuerzo extra, que es mínimo, como “ya, necesito un gásfiter” y conseguir gásfiter mujer o “necesito esto” y lo mismo.

Rosario: Estar cuestionándose todo, cómo podemos mejorar y ser mejor feminista

Chini: Sí, cuestionarse, tenis razón. Cuestionarse los comentarios que uno hace, porque a veces uno habla no desde uno realmente, sino por lo que uno está condicionado culturalmente, a ser burlesco, a comparar a las personas, eso.

*Este 8 de marzo se cumple un año de existencia de TRAMUS, agrupación de trabajadoras de la música, mujeres y disidencias. Es por eso que habrá un abanico de fechas en vivo a lo largo de marzo. Chini Ayarza y Rosario Alfonso participarán de este aniversario.

¿Intentan dar mensajes cuando ven niñas en el público?

 Chini: Yo al menos lo he hecho cuando lo he sentido así, particularmente cuando toco canciones que tengan que ver al respecto, que tengan que ver con feminicidios o que tengan que ver con lo que está pasando ahora en Chile; teniendo en cuenta que quizás lo que pueda ser más impactante para uno, para otra persona es ver un show bien montado. Creo que ahí como que se juega un poco la vida, a veces ves hombres que dan shows más mediocres, como que no tienen nada que perder a diferencia de nosotras.

Rosario: Lo que más puede hacer uno, o sea, independiente de que quizás mi música no es la más abanderada o política o cualquier cosa por el estilo, es estar ahí. Participar de las cosas, dar esos conciertos y hacerlo bien. Hacerlo lo mejor que uno puede siempre para finalmente tratar de ser un referente para otra persona que esté ahí, así como nosotras tuvimos referentes y mujeres haciendo música. Creo que eso es algo súper potente.

Chini: Yo si creo que tu música puede ser, no sé si abanderada, pero sí política, porque tiene que ver con cómo te veís tú como mujer. Y mis letras también con cómo uno se construye, como más que una persona bidimensional; qué rollos tiene una con ser bonita, no ser bonita, ser inteligente, no ser inteligente. Cómo es percibido por los demás antes de preocuparse uno realmente por lo que tenemos que hacer. Todos esos conflictos que existen por el hecho de ser mujer.

¿Qué harán para el 8M?

Rosario: Vamos a marchar.

Chini: Vamos a marchar con las Tramus.

Rosario: A darlo todo.

Chini: ..a darlo todo. De hecho ahora vamos a tener un Trabún* ahora el 1, yo sé que esto va a salir después, pero ahí vamos a estar ensayando cosas para la marcha. El 1.

¿Qué les genera? ¿Qué significa?

Rosario: Emoción, mucha emoción. Yo de verdad a veces me dan ganas de llorar cuando estoy ahí. Como que la cuestión ahí me emociona mucho, me da mucha gratificación ver a tantas mujeres juntas y sentirse tan segura en la calle, eso es impresionante.

Chini: Sentirse tan segura en la calle. Como todas en la misma, dar vuelta la ciudad.

Rosario: Admiración.

Como consejo a las futuras trabajadoras de la música, basado completamente en su aprendizaje personal, Chini recomienda que “se salten las dudas y que empiecen luego nomás. Entre antes mejor”, enfatizando que mientras se dejen atrás las inseguridades y los años de autoboicot, todo va a salir bien. Por otra parte, Rosario complementa a su amiga explicando que “siempre se va mejorando en el camino y está bien sentirse bien con una misma”. 

Es tiempo de que las mujeres de la música no repitan los mismos errores que generacionalmente han ido repitiéndose y no tengan dudas en apoyase una con otra y por sobre todo, con uno misma. Al respecto, Chini finaliza diciendo: “no es ególatra, no es de mala persona quererse”.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO