Abel Pintos y el camino tras "El amor en mi vida", la nueva era musical y su admiración por Olivia Rodrigo

Abel-Pintos-2

En 25 años de carrera este es el primer álbum donde Abel Pintos habla en tiempo presente. Él mismo así lo presenta, con la transparencia que caracteriza su lírica y la relación que lleva más de dos décadas cultivando con el público hispanoparlante.

Desde su hogar en Buenos Aires, en medio de la ajetreada promoción que ha llevado el lanzamiento de “El amor en mi vida”, la llegada de su segundo hijo y confinamiento; Abel se conectó con LaRata vía Zoom para desclasificar el tras bambalinas de su más reciente proyecto y compartir su nueva forma de entender tanto la vida como la música. 

“En todos mis álbumes yo siempre hablaba de los balances y los aprendizajes que yo había sacado de experiencias vividas en otro momento. En cambio, en este disco estoy hablando y contando mis sentimientos y emociones del tiempo presente, lo que estoy viviendo hoy en día. Por eso el disco se llama “El amor en mi vida”, porque habla y cuenta cómo el amor en mi vida se representa y se presenta en mi vida a través de distintas personas y de distintas formas“, explica el cantautor argentino. 

La confesión no cae como sorpresa después de escuchar la primera canción del disco, “Piedra libre”, la cual es inevitable vincular tanto en la emotividad de su letra como de su música con el arribo de Agustín, su segundo hijo, nacido en octubre de 2020.

El resto del álbum vuelve a la temática de un amor inmenso e incondicional que abre un mundo de nuevas posibilidades y perspectivas al narrador, tanto así que “El amor en mi vida” llega a acercarse a un proyecto conceptual en torno a comenzar desde cero, zanjar el pasado y abrir los brazos a una segunda vida. Ideas como el perdón, la aceptación y cambios de paradigma son recurrentes y vienen desde un proceso personal sumamente intenso por el que atravesó el autor.

“Ellos (esposa e hijos) fueron testigos y parte fundamental de un proceso emocional muy fuerte que yo atravesé en el que necesitaba cambiar muchas cosas. Necesitaba cambiar mi punto de vista de un montón de cosas, necesitaba cambiar mis actitudes para con los demás y para conmigo mismo, necesitaba cambiar un poco el lugar en el que estaba parado en la vida y, por tanto, en la música y en todo lo que viene con la vida“, comenta emocionado Abel. 

“Cuando ese proceso culminó, o cuando pasó la parte más dura de ese proceso, que fue la de sacar muchas cosas afuera, reconocer muchas cosas, perdonar, aprender a pedir perdón, aceptar, aceptarme, un montón de cosas muy duras; entonces ahí me di cuenta que quería hablar a través de la música de todo eso, así como había hablado con mi compañera durante noches y noches interminables, así como había hablado con mi familia, con mis amigos y con toda la gente que tuve que ordenar ciertos casilleros, dije “quiero hablar de esto a través de mi música”. Porque al final la música es mi forma más natural y más encantadora para mí mismo de hablar de mis cosas, entonces empecé a escribir al respecto y terminé haciendo este disco“, concluye. 

Así, si bien la emocionalidad intensa y sumamente patente en canciones como “Tiene tu amor”, “Disparos” y el title track puede ser la que captura mejor la esencia del álbum, la travesía no estaría completa sin el sabor a cumbia y dance en temas como “El Hechizo” y “Camina (Suave y elegante)”. Justamente, varios de los mencionados y la mayoría del disco contiene colaboraciones con una heterogénea gama de artistas hispanos reconocidos: Camila, Lali, Beatriz Luengo, Yotuel, Tommy Torres, Kany García, Vanesa Marín, el hermano del cantautor; Ariel Pintos y muchos más.

“Hay colaboraciones en esto que ahora se les llama “featuring”, pero también hay muchas colaboraciones en otros órdenes, en otros niveles, porque en este disco grabaron cantidad de músicos de distintos lugares del mundo”, comenta Abel. Pues claro, de los cerca de 20 colaboradores que fueron parte de la concepción del disco solo cuatro unen sus voces en duetos (Camila, Lali, Luengo y Yotuel). 

Este disco es el más colaborativo de mi vida. Eso es así y lo elegí de esa manera porque yo entendí que a veces, como me pasó a mí en este proceso del que hablamos antes, a veces uno en la introspección se encuentra y se conoce mucho, pero también uno puede ayudarse a conocerse y reconocerse a través de los demás también”, comparte Pintos. 

De esa manera, lo que define como su trabajo más personal y a la vez asistido de su carrera, “El amor en mi vida” llega tras más de 10 álbumes y una trayectoria resiliente al paso del tiempo. Sobre la nueva forma de construir, compartir y consumir música -materializada a través de la denominada streaming era y un declive en ventas de discos- Abel Pintos es optimista y se nutre de todo lo fresco que pueda ofrecer la industria; incluso de la adolescente que tiene de cabeza a todo el mundo, Olivia Rodrigo.

Yo pienso que el disco y el single son dos universos distintos, ni mejor ni peor uno que el otro. Dos universos distintos. De hecho, los artistas que sacan más cantidad de singles, por ejemplo; los artistas del trap, vos te das cuenta que escuchar el disco completo y haber escuchado todos los singles es una experiencia distinta, ni mejor ni peor, pero distinta”, argumenta Abel. 

“Gracias a mi hija yo descubrí esta artista Olivia Rodrigo, que me gusta muchísimo su voz, su forma de interpretar. Entonces, claro, yo escuché en este verano “Drivers License”, que me pareció increíble y le pregunté a mi hija quién era y me contó toda la historia detrás de la canción, que “se había peleado con no sé qué cantante porque no sé qué otra chica había entrado, entonces él le respondió y la otra chico hizo su descargo”, y me iba mostrando otras canciones. Me pareció increíble, ¿sabes por qué? Porque yo dije “qué bueno que haya jóvenes que se estén comunicando a través de música, o sea, se estaban diciendo cosas a través de canciones, me pareció hermoso“, cuenta un poco el cantautor entre risas y sincera admiración.

“Entonces cuando salió el disco, que yo estaba más desesperado por escucharlo que mi hija, arranca con un carácter completamente distinto a lo que había venido sacando, o sea, cero melancolía. De hecho, hay canciones como súper arriba, con momentos medio del rock y pop de los 80′. Entonces pude ver otras caras de ella y como artista integral y no vi solo uno de sus perfiles como con los singles“, afirma.

Respecto a lo que viene para su propia carrera, entre sencillos y un inminente próximo disco, Abel es más recatado y asegura no tener prisa alguna.  “Yo tengo siempre 4 a 5 discos pensados en mi cabeza y siempre voy trabajando de a poco, muy de a poco, pero voy trabajando en ellos. Luego hay un momento en que naturalmente uno pasa al frente por algún motivo y entonces veremos cuál será”, comenta.

Así, con un amor en su vida tan grande como lo es el álbum que captura ese sentimiento y un proceso íntimo que pasó de lo personal a lo colectivo y de lo oscuro a lo más resplandesciente; Abel Pintos se entrega por completo y con la claridad que lo caracteriza a un capítulo musical único en su catálogo pero que mantiene ese sello propio.

“El amor en mi vida” está disponible en todas las plataformas de streaming e incluye éxitos radiales como “Quiero cantar”, “De mí, contigo” y “Espejo”. 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO