¿Te acuerdas cuando todo era amable y divertido? A 15 años de la crisis final de Los Prisioneros

los-prisioneros-2003

Por estos días se cumplen 15 años desde que todo explotó al interior de la banda más popular del rock y pop nacional, Los Prisioneros. Todo iba a caer por su propio peso, y esta vez, el golpe fue más fuerte que nunca.

Recuerdo muy bien esos días. Las cosas estaban raras desde que escuché a Jorge, Miguel y Claudio tocando en el homenaje a Salvador Allende, “El Sueño Existe”. Fue la primera vez que tocaron en Santiago algunas canciones del fallido disco Los Prisioneros, conocido en ese entonces por los singles “Ultra derecha” y “San Miguel”. Muy pocos quedaron conformes, aunque los fans acerados se mantuvieron firmes y esperaban un lanzamiento en algún lugar como el Estadio Víctor Jara o el Teatro Providencia.

Era septiembre de 2003, y ya a esas alturas, poco a poco quedaba demostrado que el disco fue un paso en falso. Sin embargo, seguían siendo una banda relevante y ahí estuvieron, en horario prime en el Estadio Nacional tocando algunos hits, cuando de pronto pegadita a “El Baile de los que Sobran” sonaron los acordes de “Bailan sin Cesar”. Desde la transmisión de Radio Cooperativa se oía el tímido riff que Narea intentaba hacer con su guitarra acústica para seguir a sus compañeros. Algo no calzaba.

Una semana más tarde participaron de otro show masivo, en un acto en homenaje a Víctor Jara, pero ahí no hubo transmisión ni ningún seguimiento.

25_los_prisionerosUn par de días después, en los medios se dio a conocer un comunicado en el que Carlos Fonseca, en nombre del grupo, anunciaba que Claudio Narea dejaba la banda por segunda vez. Y lo más extraño aún: el último show sería para cumplir el compromiso de ser parte de la popular Fiesta de la Pampilla de Coquimbo, el 21 de septiembre de 2003.

Antes del show, aprovechando las fiestas patrias, González y Tapia llegaron de sorpresa hasta la Yein Fonda Clinic el 19 de septiembre, y se subieron a tocar tres temas junto a Álvaro Henríquez, en ese entonces líder de Pettinellis: “Tangananica, Tangananá” de 31 Minutos, “Birthday” de The Beatles y “My Sharona” de The Knack. El registro de eso sobrevivió y circula en internet, aunque es poco conocido.

Al igual que el paso de otros nombres como Marco Antonio Solis y Daddy Yankee por ese escenario, para muchos coquimbanos sigue siendo es una señal de orgullo decir “yo estuve ahí” esa noche. La entrada costaba 500 pesos (este año costó $1.500, sigue siendo baratísimo) y apenas cabían más personas en la explanada de la Pampilla ese día. Luego de los tradicionales fuegos articiales, cerca de las 9 de la noche se subió la banda, tocó una hora casi sin silencios entre un tema y otro, con un repaso generoso de hits, incluyendo tres temas de su nuevo disco (“Ultra derecha”, “El otro extranjero” y “San Miguel”) y cerraron con “La voz de los ’80”.

foto pampilla 21-09-03

Antes de “San Miguel”, González rompió el silencio y entregó un mensaje de despedida para Claudio, destacando que “como somos una banda de caballeros, no la apareceremos ventilando en SQP, ni tampoco en La Tercera, sino que lo mantendremos para nosotros dentro de lo que ha significado esta amistad de tantos años”. Más de 130 mil personas llegaron a ver ese concierto.

Esa especial noche, quizás por haber pasado en provincia, quedó algo borrada de la historia. Hasta ahora, son muy pocas las imágenes, audios y videos de ese show. La mayor parte de las cosas que están disponibles en YouTube son las mismas grabaciones que yo realicé en esos días, como la retransmisión del concierto por parte de la local Radio San Bartolomé, con un pobre sonido de mesa y con algunos temas menos, además de lo que salió en las noticias (incluyendo el último abrazo de Jorge y Claudio tras bambalinas) y una grabación que un funcionario de la Municipalidad de Coquimbo me consiguió.

Lamentablemente, más celebre aún fue lo que pasó al cierre de esa jornada: la carta que Narea le pasó a una fan, que a su vez, la subió a un sitio no oficial llamado LosPrisioneros.com, en la que apuntaba que había sido expulsado por González, con casi los mismos argumentos que expuso en los años 90 al hablar de su salida del grupo.

Con esa carta en mano, los periodistas fueron insistentes sobre el tema en una muy mal planeada conferencia de prensa, que Tapia y González realizaron en los estudios de la Radio Rock&Pop al mediodía del jueves 25 de septiembre. Siete minutos duró todo, en los que para salir del paso, Jorge presentó a Álvaro Henríquez, quien los acompañaría por algunos meses para tocar con Los Prisioneros, aprovechando una gira pactada con Café Tacuba, que también resultó algo fallida.

En el último minuto del encuentro con la prensa, Macarena Saavedra, por ese entonces reportera de “Buenos Días a Todos” en TVN -actual Directora de Comunicaciones del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género-, le preguntó al líder de Los Tres por la carta de Narea, lo que desató la furia de González, quien las emprendió contra los micrófonos y grabadoras que estaban en la mesa, una imagen que se recuerda aún hoy con algo de nostalgia.

Recuerdo bien ese día. La propia Rock&Pop transmitió en vivo esa conferencia, y a modo de previa, dieron íntegramente el show de Los Prisioneros de la Pampilla. Muy pocos lo notaron, y solo un amigo alcanzó a grabar dos canciones, que son las que aún sobreviven en YouTube. Todo eso lo escuché a escondidas con mi Personal Stereo en medio de las clases, y con los micrófonos en el suelo me di cuenta que esa burbuja en el tiempo de la reunión de los sanmiguelinos había llegado a su fin.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO