El eterno hechizo de Stevie Nicks

stevie.nicks

Mística, etérea y memorable es lo que representa la carrera de Stevie Nicks. Con más de 30 años de trayectoria, la cantante se ha consolidado como una de las intérpretes del rock más famosas de todos los tiempos.

Desde sus inicios en bandas locales, hasta su paso por Fleetwood Mac, la llamada bruja blanca ha creado su propio destino en medio de relaciones tormentosas, abuso de drogas y un reconocimiento mundial que le ha dado el título de reina del rock.

La voz de Stevie es una de las mejores y más distintivas en el género musical, al igual que sus letras. Si no escribe sobre sus relaciones amorosas, magia o adicciones, sus temas reflejan historias fantásticas y profundas con melodías pegajosas que se quedan en tu cabeza desde el primer momento.

Stephanie Lynn Nicks nació un 29 de mayo de 1948 en Arizona, Estados Unidos. Su madre era ama de casa y su padre trabajaba como ejecutivo, pero gracias a un abuelo aficionado por el country la música siempre estuvo presente en la vida de la intérprete. A los 16 años compuso su primera canción “I’ve loved and I’ve lost”, época cercana a la cual conoció a su compañero de banda y gran amor, Lindsey Buckingham.

Su inicio oficial en la música se dio a fines de los años 60, donde la pareja se volvió a reunir para formar parte la que sería su primera banda (Fritz) y telonear a artistas como Jimi Hendrix y Janis Joplin. Cuando la banda se disolvió, Nicks y Buckingham se encontraron trabajando en un proyecto musical propio que marcaría el inicio oficial de su relación.

Lindsey Buckingham junto a Stevie Nicks

Fleetwood Mac

No estaba en los planes de Mic Fleetwood contar con la presencia de Stevie en la banda inicialmente. Cuando Mic escuchó “Frozen Love” (1974), uno de los temas del disco del dúo, se interesó tanto por el sonido de Lindsey que le pidió unirse como guitarrista. Buckingham estaba decidido, sólo aceptaría si admitían a Nicks también en el grupo. El resto del relato ya lo conocemos, pues Fleetwood Mac apareció en la escena musical para pasar a la historia.

Con el ingreso de Stevie como cantante y de Lindsey en la guitarra, Fleetwood Mac renovó su sonido blues para acercarse al rock, logrando alcanzar gran fama en el mundo entero. Gracias a discos como “Fleetwood Mac” (1975), “Rumours” (1977) y “Tango In The Night” (1987), la banda es hasta hoy una de las más exitosas del mundo con más de 100 millones de copias vendidas, posicionando al álbum Rumours dentro de los 10  más vendidos de todos los tiempos.

Es un hecho que desde su ingreso a la banda, Stevie supo estar a la altura de una estrella de rock. Desde el primer disco, la artista se destapó como compositora brindando éxitos memorables como “The Chain”, “Gypsy” y “Landslide”.

Su relación con el grupo y los conflictos amorosos con Lindsey dieron paso a hits que los llevaron a la cima musicalmente, pero la caída fue inevitable. Junto con las giras llegaron recesos, divorcios, abuso de drogas y reconciliaciones. Altos y bajos que Nicks y sus compañeros de banda (John McVie, Mick Fleetwood, Christine McVie y Lindsey Buckingham) han atravesado hasta el día de hoy.

Bella Donna: Stevie en solitario

Sencillos icónicos como “Dreams” y “Rhiannon” posicionaron a Stevie Nicks en el centro de la banda. Con una voz armoniosa e hipnotizante acompañada de una puesta en escena mística, era de esperarse que su tiempo fuera de Fleetwood fuera aprovechado para iniciar su exitosa carrera como solista.

Luego de un receso con la banda, la intérprete lanzó su disco debut en julio de 1981, convirtiéndose en su álbum más exitoso con más de 4 millones de copias vendidas solo en Estados Unidos. “Bella Donna trata sobre tomar muchas decisiones en mi vida. Hacer un cambio basado en la confusión en mi alma…llegas a una cierta edad en la que quieres ir más despacio, estar más tranquilo” explicó Stevie Nicks a Rolling Stone sobre el disco en 1981.

En canciones como “Edge of Seventeen”, “After the Glitter Fades” y colaboraciones con Don Henley en “Leather and Lace” y Tom Petty en “Stop Draggin’ My Heart Around”, Stevie demostró que su puesto como una de las cantantes del rock más poderosas de los años 70 está más que justificado.

Una leyenda viviente

Luego de nueve álbumes en solitario y ocho nominaciones a los Grammy como intérprete del rock, Stevie se ha convertido en una de las figuras más importantes en la historia de la música. Gracias a su vigencia y trabajo constante, la bruja blanca es actualmente la primera y única mujer en ingresar al mítico Salón de la Fama del Rock & Roll por segunda vez.

En 1998 lo hizo junto a Fleetwood Mac y el pasado 2019 lo logró como solista. Esa voz áspera, esos bailes y atuendos simbólicos la convirtieron en una de las cantantes más exitosas de su generación.

Tanto el trabajo musical de Nicks como su estética personal han influenciado la carrera de numerosos artistas actuales, entre los que se encuentran Beyoncé, Courtney Love, Adele, Florence Welch, Taylor Swift, Lorde y Harry Styles.

Stevie es una leyenda y un referente de la cultura pop. Cuando no la escuchas en la radio, la encuentras en playlists de grandes éxitos o mencionada en películas como Escuela de Rock, o bien en sus apariciones en series de televisión como American Horror Story. La obra de Stevie es un ejemplo memorable para las mujeres en la música y para todo amante del rock clásico.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO