Sky Ferreira y su polémica portada por Gaspar Noé que hasta hoy es censurada

Sky-Ferreira

Hace algunas décadas atrás era bastante común que se censuraran numerosas portadas de discos debido a su supuesto contenido inapropiado y explícito, The Beatles, John Lennon y David Bowie conocen el problema de cerca, pero en los últimos años son pocas las ocasiones en las que suceden este tipo de polémicas.

De hecho, el último y bullado caso ocurrió hace no tanto tiempo, en el 2013, los tiempos de Tumblr, en los que las ventas físicas empezaban a bajar estrepitosamente y el streaming empezaba a ser la principal fuente de consumo en la música y una misteriosa y desastrosa -de forma positiva- cantante empezaba a hacerse un nicho con sus sonidos: Sky Ferreira.

Es probable que si se pudiera describir la carrera musical de Sky Ferreira en una palabra sería yeta, desde sus inicios su discográfica la obligó a hacer algo pop, electrónico, medio adolescente y soso, pero como todo control discográfico sobre una estrella ambiciosa, pretenciosa, rebelde y problemática, terminó mal y sin nada beneficioso para ambos lados, y así fue, Ferreira terminó tirando todo por la basura y logró encontrar un supuesto mejor acuerdo con Capitol Records.

Pero tampoco fue tan así, ya que entre los eventos que marcaron la previa al lanzamiento del debut de Sky Ferreira son varios y desafortunados: miles de fechas pospuestas, problemas con el lanzamiento, la promoción, la impresión de CD’s y vinilos se presentaron, al punto de que la cantante tuvo que costear por ella misma toda la manufacturación y ciertas sesiones en el estudio. 

Pero quizás lo más bullado de la riña entre Capitol y Sky Ferreira fue su portada, sacada por el mismísimo, el argentino Gaspar Noé en el hotel parisiano Amour, en el que la cantante aparece desnuda y con sus pechos al aire en una ducha con una iluminación oscura y verde.

Evidentemente Capitol no estaba de acuerdo con la elección de esa portada, pero Ferreira luchó por que esa fuera la principal imágen visual de su disco debut “Night Time, My Time” porque sentía que era la más apropiada, debido a que reflejaba mejor la esencia del disco, y así fue.

La portada más censurada en Estados Unidos

En noviembre salieron a las venta las copias físicas de “Night Time, My Time”, la cual rápidamente se transformó en una de las portadas más censuradas en la historia de los Estados Unidos y la última en serlo hasta la fecha.

Para hacerla apropiada y poder venderla en las tiendas de discos, la portada tuvo que recortarse un poco y además tener que tapar los pechos al aire de Sky con el título del disco y su nombre, mientras que en las plataformas de streaming definitivamente tuvo que sufrir modificaciones, realizando un zoom a la imágen para que no se vieran los pezones de la cantante.

En una entrevista con NME la cantante habló de la polémica causada por la portada declarando que: “La mayoría de la gente que ha tenido un problema con la portada son hombres. A este punto, siento que estaría haciendo un mal trabajo siendo feminista si no estoy haciendo a alguien enojar”. 

“Estoy haciendo arte y hago cosas que son auténticas a mi trabajo, no estoy intentando vender mi cuerpo, pero es mi cuerpo el que vende si eso quiero, pero este tipo de portadas ni siquiera son las que venden, lo que vende es tu cara tomada por un fotográfo pero no quería hacer algo como eso y yo hago eso todo el tiempo”.

Sigue siendo censurada

La portada de “Night Time, My Time” sigue hasta el día de hoy siendo censurada en todos sus ámbitos, por ejemplo la cantante ha intentado numerosas veces publicar la portada original en Instagram cuando se cumple un aniversario de -hasta ahora- su único disco, pero Instagram la sigue censurando.

Y bueno, que hablar de las pocas copias físicas que deben quedar por ahí, no han cambiado nada y no ha salido alguna re-impresión del disco en alguna parte del mundo, de hecho el stock pareció agotarse desde hace meses y ninguna novedad parece ocurrir, tampoco un nuevo disco, que lleva adelantando desde el 2014 y solo compartió un sencillo en marzo del año pasado que pasó tan desapercibido tanto por ella como por sus pobres fanáticos que llevan esperando ya siete años para poder oír el sucesor de “Night Time, My Time”, entremedio de promesas, excusas y garabatos hechos por Sky Ferreira, una de las cantantes más enigmáticas, interesantes y desafortunadas de las que últimamente se tenga memoria.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO