Fiebre noventera: 28 años de Rock In Chile, el debut de David Bowie y Eric Clapton en nuestro país

bowieclapton95

Iniciando esa semana, veintiocho años atrás nuestra capital se preparaba para recibir el festival que trajo el gran debut de músicos que se convirtieron en leyenda. Ver en vivo por primera vez David Bowie o Eric Clapton en la actualidad sonaría como un evento imperdible, sin embargo, en una época donde las cosas en nuestro territorio eran bastantes diferentes, el megaevento no logró obtener el éxito que esperaba.

En pleno 1990 nuestro país experimentaba poco a poco una especie de liberación cultural y social tras dejar atrás el episodio negro de la dictadura militar, que llevó posteriormente a Patricio Aylwin a sentarse en el cargo de “líder”. La transición a la democracia trajo consigo una serie de novedosos eventos y actividades que buscaban que Chile superara el freno cultural que se experimentó anteriormente. Con eso, nombres atractivos de la escena musical internacional sonaban fuerte entre aquellos seguidores que esperaban ansiosos sus visitas en los escenarios de nuestro país.

Así nace el anuncio de “Rock in Chile”, un festival que prometía la llegada de ruidosos artistas. David Bowie, la banda pop dance belga Technotronic y Eric Clapton eran los nombres que sonaban fuerte en los anuncios de la prensa nacional. El evento se llevaría a cabo durante la jornada de los días 27, 28 y 29 de septiembre en el Estadio Nacional. Sin embargo, la productora tenía una sorpresita guardada. Un poco antes de la fecha acordada, anunciaban que el ex Rolling Stones, Mick Taylor y Bryan Adams se sumaban al cartel.

El festival prometía ser un éxito, pero la historia hoy detalla que quedó plasmado en el recuerdo como algo alejado de un triunfo, especialmente en su aspecto económico. Con un recinto apto para recibir un total de 70 mil personas, cuenta la leyenda que en su primera jornada y en general el estadio se vio bastante incompleto.

David Bowie era el encargado de iniciar la fiesta, junto a “Sound + Vision”, la gira que lo llevó a presentarse en escenarios de Europa, Asia y que logró hacerlo pisar polémicamente nuestro país. A pesar de no agotar sus entradas, el Duque Blanco se subía al escenario esa noche frente aproximadamente 15 mil personas para entonar alrededor de 20 canciones como “Space Oddity”, “Pretty Pink Rose”, “Let’s Dance”, entre otros clásicos que en una tímida puesta de escena expusieron todo su talento.

Según lo detallado en diversos sitios de Internet, esa misma noche se presentó el ex Stones Mick Taylor, con un show potente que “recibió una crítica fantástica de especializados”, según las palabras de Ernesto Clavería, director ejecutivo de la productora “Prodin”, quien detalló sus percepciones sobre la fecha a Las Últimas Noticias. Sin embargo, por la antigüedad de la fecha no he logrado confirmar si su presentación fue específicamente en esa jornada.

Respecto a su segundo día, los anuncios detallaban la cita de “Technotronic + invitados sorpresa”. Sin embargo, a última hora se bajaría del tren el grupo electrónico, marcando una noche que según el orden de presentaciones anteriores, dejó en la historia el exitoso show de Bryan Adams, que junto a canciones como “It’s Only Love”, “Take me Back” o “Kids Wanna Rock”, hizo vibrar al público, convirtiéndose en el artista aclamado del festival, frente a una cifra similar de asistentes.

El verdadero éxito del festival llegaría en su tercer día con el debut del británico Eric Clapton, que bajo a la gira “Journeyman World Tour” y junto a un setlist de 14 canciones, entre ellas “Bad Love”, “Wonderful Tonight” o “Pretending”, logró hacer bailar a un total de 46.280 personas que intentaron llenar el recinto de Ñuñoa.

Un poco más de 46 mil personas fue el tope del show, esa fue la cifra exacta que determinó Clavería al “LUN” de la época, atribuyendo el festival a un fracaso que terminó en un estudio de mercado que intentaba explicar desesperadamente sus bajas ventas. Las principales sospechas fueron el evento que programó para unos días después Amnistía Internacional, cita que contaba con la presencia de artistas como Sting, Peter GabrielSinéad O’Connor y precios más accesibles.

Respecto al valor de las entradas de “Rock in Chile”, Manuel Maira detalló en su libro “Bajen la música”(2015), que cuatro mil pesos costaba asistir a galería y cancha valía cinco mil. En la actualidad esos valores serían aproximadamente 24 mil pesos. El productor Ernesto Clavería mencionaba en su entrevista a “LUN”, que las bajas ventas demostraban un problema económico. “Nunca había habido un precio tan barato para un megaevento de estas características”, aseguraba para justificar su valor, el que atribuía como el común de los eventos de la fecha.

Las pérdidas del show llegaron casi a los 500 mil dólares y la jornada que vendió menos entradas fue el día en que debutó Bowie. Sin embargo, a pesar de este hecho, ese concierto y el show de Clapton fueron transmitidos por diversos medios como Radio Horizonte e incluso Canal 13.

Gracias a esto y la magia de Internet, podemos retroceder en un viaje al pasado para disfrutar hoy de estas presentaciones, ya que, si bien los tiempos cambian y los años pasan volando, las leyendas musicales trascienden siempre con el paso del tiempo.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO