Todos tus sueños se han cumplido: 5 historias de “(What’s The Story) Morning Glory?” de Oasis

OASIS1

El 2 de octubre de 1995 es una de esas fechas que marcaron la música para siempre. Habían muchas razones para que fuese un día normal como cualquier otro. Sin embargo, aquel lunes, Inglaterra y el mundo vivieron el lanzamiento del segundo álbum de estudio de Oasis.

Un trabajo que después de 25 años no solo sigue siendo muy recordando, sino que se transformó en todo un paradigma.

“(What’s The Story) Morning Glory?” vendió 347.000 copias solo en su primera semana. No obstante, si esto se tratara solo de números, nadie se referiría a este disco de la forma en la que se hace. Y es que aquello no solo los tenía enfrentados a Blur en la batalla del britpop, sino que en sí ayudó a consolidar dicho movimiento.

Musicalmente superó a su antecesor. Noel Gallagher alcanzó un nuevo nivel compositivo, con letras más introspectivas y una proximidad a lo acústico. Por su lado, las cuerdas vocales de Liam Gallagher se encontraban en estado de gracia, entregándole la capacidad y el nivel para cantar de manera melodiosa sin abandonar la potencia.

Ambos elementos, sumados al inteligente trabajo de Owen Morris en la producción, lograron un trabajo con un increíble sentido de pertenencia. Impactando en el modo de vivir, pensar, hablar y vestir de mujeres y hombres; y que ubicó a Oasis como la principal influencia de agrupaciones que iban a alcanzar fama desde su publicación hasta hoy.

A pesar de esto, es claro que no solo estuvo marcado por el talento y la conexión de todos quienes estuvieron involucrados en él. Ocurrieron también una variedad de sucesos y anécdotas que rodearon su publicación. Antes, durante y después. Algunas relevantes e imaginables, otras no tanto. Así es que, como un modo de celebrar el cuarto de siglo que está cumpliendo, acá te cuento algunas de ellas.


Los días en Rockfield

El lugar elegido para llevar a cabo el que sería este nuevo álbum, fueron los míticos estudios a las afueras de Rockfield, en Gales. Mítico sitio que ocuparon bandas como Black Sabbath, Queen o Rush. Pero la particularidad, al menos para Oasis, es cómo todos concuerdan en que el tiempo que pasaron aquí, fue tal vez el más feliz que vivieron. Lo que coincide con que las grabaciones se hayan prolongado por solo 15 días. Aun cuando existieron tensiones entre los Gallagher (una de ellas bastante fuerte, en la que hubo equipos destruidos por cortesía de Liam, guitarras voladoras y Noel golpeando a su hermano pequeño con un palo de criquet).


¿”Don’t Look Back in Anger” co-escrita con Liam?

Noel fue el cerebro y Liam el corazón. Cuando comienzas a escuchar y conocer más a Oasis, una de las primeras máximas que aprendes es esa. Pero, ¿es posible que esta mecánica haya sido tan rígida? La verdad es que no. Aunque, si bien existen “Little James” y “Little by Little”, lo interesante es que una de las primeras veces que sucedió fue con uno de los mayores hits de la banda. Así al menos lo iba a confesar Noel años después en una entrevista, donde contó cómo su hermano aportó con la frase más memorable del track.

“La escribí en una habitación de hotel en París, y camino a Sheffield, para nuestro primer concierto en un estadio (en el 93 o 94), la estaba tocando en la prueba de sonido. Y en la parte de So Sally can wait, yo no cantaba eso. Mientras estaba ahí, Liam viene y me pregunta: ¿Estás cantando So Sally can wait? Y dije que no. Y él dijo: Pues deberías“.


La molestia de Liam ante el impulso vocalista de Noel

Ya que acabamos de hablar de “Don’t Look Back in Anger”, hay que decir que uno de los aspectos que vuelven tan especial a este álbum, es que es el primero que contiene una canción con Noel en la voz (antes había ocurrido solo en singles). Pero lo interesante es que esto pudo haber tenido un gran impacto en el deterioro de la relación entre los hermanos, porque Liam habría sentido que le quitaban parte de su función. Aunque irónicamente, él mismo lo habría causado. Esto luego de los problemas que empezó a tener para cantar en medio de algunos conciertos, y más adelante, a abandonarlos incluso antes de comenzar.

“Esa es una de las razones por las que empecé a cantar, ¿entiendes? Y luego pensé: Espera un minuto. Esto está bien. Esa chica me está mirando. Eso es incluso mejor“, cuenta Noel riendo, en el documental Supersonic de 2016.

“Es un gran escritor de canciones y siempre lo será, pero cantar es mi trabajo. Si vas a empezar a cantar las putas canciones, además de escribirlas, ¿qué me toca? ¿Hacer el maldito té?”, dijo el pobre Liam.


El MTV Unplugged

Luego de romper records en esos masivos conciertos en Knebworth, la banda agendó una presentación para MTV en el Royal Festival Hall de Londres. Sin embargo, cuando estaban a punto de subir al escenario, Liam se retiró y Noel se vio obligado a salvar la jornada, Así, con Liam molestando todo el show desde un balcón, mientras bebía cerveza y fumaba cigarrillos para curar ese dolor de garganta que uso como excusa para no cantar, el grupo brindó uno de los unplugged más humildes y honestos que se han hecho.

Más tarde se enterarían que en realidad a Liam solo no le gustaba cantar versiones acústicas. De todos modos, el hoy cantante de 48 años se redimió el año pasado con un concierto desenchufado de canciones de sus dos discos solista y un par de su ex banda. Así que esta mancha quedó atrás; aunque siendo justos, Noel, Bonehead, Guigsy y Whitey lo hicieron bastante bien esa vez, dadas las circunstancias.


Los conciertos en Knebworth

“Esto es historia. Aquí y ahora. Esto es historia”, se le puede escuchar decir a Noel a las más de 250.000 personas que estaban reunidas sobre el amplio césped de Knebworth Park. Dos noches que iban a coronar un movimiento y a demostrar la magnitud que había alcanzado una banda dentro de la sociedad en la cual crecieron.

Uno de cada 20 personas (alrededor del 4% de la población inglesa, más de 2.5 millones de personas) solicitó boletos para lo que iba a suceder esos 10 y 11 de agosto de 1996. Si hubiesen querido, podrían haber vendido otros 18 conciertos y haber tocado para millones.. Sin embargo, fueron solo aquellas jornadas, que a muchos les gusta considerar el Woodstock de los noventa: sin celulares ni internet. Solo gente y bandas teloneras de la talla de The Charlatans, Prodigy, Manic Street Preachers, Ocean Colour Scene y The Chemical Brothers.

¿Fue el comienzo o el término de algo? En un principio, pareció ser lo primero; pero mirándolo en retrospectiva, quizás fue lo segundo. Así es para Bonehead, quien piensa que debieron haber salido y decir “gracias a cada uno de ustedes por traernos hasta aquí. Fuimos Oasis”. O desaparecer en una nube de humo, como cree Noel, quien ha dicho que Morning Glory pudo ser su primer álbum solista. Aunque para Liam, “que no puedas llegar más alto, no quiero decir que no puedas seguir”.

La única certeza es que desde ahí en adelante, nada volvió a ser lo mismo.

Puedes escuchar “(What’s The Story) Morning Glory?)” aquí abajo:

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO