Gracias totales: Las tardes de vinilos de Cristián Araya en Radio Duna

radio duna el tocadiscos

Quiénes tienen auto o mantienen la vieja costumbre de mantenerse fiel a la señal FM con un viejo mp4, más allá de los beneficios de tenerla a mano en el computador, pueden encontrar desde hace un par de semanas en la Radio Duna un programa que está pasando música en su formato más contundente y de acceso más fácil: el vinilo.

En “El tocadiscos”, conducido y programado por Cristián Araya (de 14:30 a 18:00 horas de lunes a viernes), podemos reencontrarnos con el sonido fiel de la música, o como podría entenderse mejor, con el audio -en su mejor estado- de la señal radial hasta que los computadores se apoderaron de todo.

Porque hasta hace poco más de 10 años, antes que las radios se convirtieran en frías oficinas de un edificio, eran espacios con un cuerpo central ocupado por grandes máquinas, cientos de cables y procesadores varios. Éstos juntos empujaban a ecualizar de diversas formas la música que pasaba por sus cables y que llegaba hasta la antena que transmitía hacia todo un territorio. Entre esas máquinas habían compresores y ecualizadores, los que hacían que toda la música sonara con la misma potencia y con algunos detalles extra, especialmente si había un sonidista a cargo.

Por esa razón, transmisiones en directo de conciertos podían sonar tan exquisitamente como un disco en vivo hecho profesionalmente, y no como un simple streaming que salió de una conexión en red. Claro, la crisis llegó (o la hicieron llegar) y con eso, adiós a los móviles costosos y complicaban que llevaban de un espacio a otro la transmisión de algún evento. Todo por comodidad y los costos.

(Fuente foto: Instagram Radio Duna).

Así, escuchar vinilos en su sonido puro -con sus errores y todo como los saltos o las ediciones con menor calidad- ha hecho que disfrutar de música en la radio por ese par de horas se convierte en una experiencia distinta. Porque comprar vinilos no está al alcance de todos, pero sí un buen receptor de FM, y si hay audífonos buenos, mejor aún para poder disfrutar de los medios tonos que se come el mp3, de esos detalles que sobresalen más que en otros formatos o de esa corporalidad de los instrumentos que a veces no notamos.

Este experimento lo habían llevado antes espacios como El Giradiscos de Súbela Radio, que aunque se aprovecha al máximo, sigue teniendo el mismo problema de la tecnología digital atrás (aunque Súbela trabaja con todo lo posible para evitar la perdida de calidad de sonido), y el programa de YouTube “Maxivinil” de Cristian ‘Chico’ Pérez, que abre su impresionante coleccion de discos y la muestra conectando una tornamesas directamente a una cámara para apreciar mejor todo. Pero con lo de Duna estamos con la tecnología de los viejos tiempos, y eso lamentablemente, aún no se puede cambiar.

Ese par de horas espero que perduren por un buen rato, aunque dejen con los meses al pobre Araya con los brazos cansados y con dolores de cabeza pensando en dónde sacar material fresco siempre. Aunque todo lo viejo suele volver, el FM es un espacio que cada vez corre los peligros de tecnologizarse al máximo y perder algo de alma en el camino. No me extrañaría que de aquí a un par de años, muchos programas sean transmitidos desde departamentos conectados remotamente a otro computador que expande el streaming al FM. Ya hay radios que pasan su sonido con igual o peor calidad que su señal online (Cooperativa, 13Radio), algo que hace unos años no tendría sentido. La mentalidad de abaratar costos ya hizo que en Chile una gran parte de sus grabaciones musicales fueran publicadas sólo en cassette por mas de una década (y sus cintas masters se perdieran para siempre). Cuando muchos se den cuenta de la cantidad de grabaciones digitales que quedaron mal grabadas o se eliminaron por error, se sentirá el peso de todo.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO