"Dear Baskteball": La carta de despedida con la que Kobe Bryant ganó el Premio Óscar

Kobe_Bryant

Con el trágico y lamentable fallecimiento del legendario basquetbolista, Kobe Bryant junto a su hija Gianna Bryant y otros siete tripulantes que se encontraban en un helicóptero que estrelló en el estado de California, Estados Unidos.

Una figura conocida por sus grandes logros en la NBA y en su amado equipo Los Angeles Lakers, donde el “24” maravillaba al mundo con su talento y ética de trabajo. Sus palmares lo avalan con 5 anillos, 2 veces MVP de las finales, 18 participaciones en All Star, 2 veces medallista olímpico y cuarto máximo anotador de la historia en la NBA.

Pero, su persona traspaso las barreras del deporte, siendo referenciado en diferentes canciones de hip-hop, incluso participó en colaboraciones musicales y tuvo una corta carrera en el rap.

Sin embargo, esto no fue lo único que queda en su gran trayectoria, aunque pareciese que ya lo había ganado todo, después de su retiro fue ganador del Premio Óscar a mejor corto animado en el 2018 por el cortometraje “Dear Basketball”.

Una historia basada en una emotiva carta que realizó el multicampeón al baloncesto, debido a su retiro, donde Bryant recuerda sus batallas épicas en el parquet, sus triunfos, sus derrotas, lesiones, los sueños de niñez y el amor por la naranja.

“Dear Basketball” fue redactado, protagonizado y narrado por Kobe Bryant, además tuvo en la dirección Glen Keane, este último ha colaborado en diferentes obras de Disney como: “Tarzán” (1999), “Pocahontas” (1995), “Aladdín” (1992), “El Planeta del Tesoro” (2002), entre otras.

También, en la musicalización se encontraba otra personalidad digna de leyenda, John Williams, quien se encargo de bandas sonoras insignes en la historia del séptimo arte, por nombrar algunas “Tiburon” (1975), “E.T. El Extraterreste” (1982), Jurassic Park (1993) o en las diferentes entregas de “Star Wars”. Aunque, su relación con el deporte ha venido desde antes, ya que musicalizó 4 juegos olímpicos.

Ya centrándonos en la obra se destaca el estilo en el dibujo que ayuda en la narración a ver estas dos fases de la vida, mientras que, el carbón, la falta de color y la simpleza nos transportan a esa nostalgia de la infancia por cumplir nuestros sueños y seguir a nuestros ídolos, al mismo tiempo, se enlaza con imágenes llenas de colorido y recursos, para enrostrar las victorias, caídas, dolores, alegrías que se viven al realizar este sueño por lo que se ha luchado, una historia que no solamente podría caber en el deporte, sino que en todo camino por cumplir los objetivos y las cosas que nos hacen felices.

“Y los dos sabemos que no importa lo que haga después, siempre seré ese niño con los calcetines y cubos de basura en esquina: 5 segundo en el reloj, balón en mis manos 5… 4… 3… 2… 1… Siempre te amaré” concluía la “Black Mamba” en un corto de casi 4 minutos de duración.

Ese, tal vez, sea el legado de Kobe Bryant, amar lo que hacemos.

Mira “Dear Basketball” aquí.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO