El día en que David Gilmour fue técnico de guitarras de Jimi Hendrix

David-Gilmour

El festival de isla Wight de 1970, en Gran Bretaña, fue uno de los momentos altos de la contracultura de finales de los 60. Junto con Woodstock, son iconos de una propuesta musical y cultural que al día de hoy es mítica.

La característica de leyenda que tiene isla Wight hace que en torno a al festival circulen historias y anécdotas curiosas. Una de ellas la protagonizó David Gilmour, miembro de Pink Floyd.

El guitarrista cuenta que asistió como público al festival, incluso llegando a acampar para poder ingresar. Gilmour era uno de las 600.000 personas que, según se calcula, asistió al concierto. Sin embargo, el artista pasó de ser un simple asistente a terminar en el backstage.

La masividad de isla Wight, además de ser casi irrepetible, también significó inconvenientes. Problemas en los accesos llevaron a que multitudes ingresaran sin entrada al recinto, a los que se suman desperfectos técnicos. En este último tipo de problemas es donde Gilmour fue determinante.

Regresando al relato de Gilmour, una vez en el backstage, este se encuentra con Peter Watts, quien también era el rodie principal de Pink Floyd por aquellos años. A él lo acompañaba Charlie Watkins, de la compañía de amplificadores WEM. Ambos sonidistas intentaban lidiar con el caos que significaba hacerse cargo del sonido en el festival, sumado a la presión que significa la pronta aparición de uno de los shows más esperados. “Estaban muy nerviosos, tenían que mezclar el sonido de Jimi Hendrix, cuenta Gilmour.

Ahí es cuando los técnicos le pidieron ayuda a Gilmour. El guitarrista ya había hecho algunas mezclas durante esos días, por lo que fue una carta segura para salir del apuro. Finalmente, el músico intervino en la consola y mejoró el sonido de Hendrix, quien esa noche tuvo un show de antología.

Sin embargo, Gilmour confiesa que no logró ver la presentación de Hendrix de esa madrugada del 31 de agosto. “Cuando salió Jimi, era tarde; no, tardísimo, y con el cansancio me quedé dormido, así que no lo vi. Es una de las grandes desgracias de mi vida”.

Curiosamente, esa presentación fue el último show de Jimi Hendrix en Gran Bretaña, antes de fallecer el 18 de septiembre de 1970.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO