Camisa ensangrentada: la historia tras la carátula de "Corazones"

caratula-corazones

Corazones, además de ser un disco fundamental en la música y el pop chileno, trae consigo una de las portadas más reconocibles dentro del catálogo nacional. Aunque simple en su composición -una simple foto con una tipografía bastante común-, la mancha de sangre en forma del vital órgano resume iconográficamente el dolor que recorre las nueve canciones del álbum.

La fotografía fue tomada el primer semestre de 1990 por el fotógrafo chileno Alejandro Barruel quien se hizo cargo de las primeras sesiones de la banda como dúo. “Recién sabíamos que Claudio (Narea) se había ido. Era bien extraño hacer fotos sin él”, recordó años más tarde Carlos Fonseca (manager histórico) en la Zona de Contacto de El Mercurio.

La mancha fue hecha de manera muy artesanal con pintura común en una camisa blanca que Fonseca compró especialmente para la sesión en la multitienda París, ubicada en Lyon con Nueva Providencia. El modelo fue el mismo Jorge González quien se puso la prenda únicamente para el disparo.

El arte del disco editado en casette, CD y Vinilo -solo en algunos países del extranjero- estuvo a cargo del diseñador Vicente Vargas, también autor de la portada de “La voz de los 80’s” para EMI (1985).

Como curiosidad, aunque la mancha fue pintada intencionalmente al lado opuesto del corazón, en 1995 el sello reeditó el álbum invirtiendo la fotografía en modo espejo, de modo que la mancha apareció “en el lado correcto” sólo en aquella edición.

Una de las ediciones en vinilo fue lanzada en Bolivia por la filial de EMI con un diseño bastante particular: el arte del caset, con la foto de la contratapa y una tipografía que simulaba la original.

Aunque por años sus fanáticos han usado aquella fotografía como una suerte de estandarte en la obra de González, en una entrevista reciente el cantante confesó que jamás le ha gustado la carátula. “Es cebolla, de mal gusto, evidente”.

La idea original es que apareciera una foto el trío pero la salida del guitarrista del grupo cambió todos los planes. “Había una foto de la banda, pero Claudio se fue y se improvisó esta garcha. Es horrible”, expulsó. “(Me gustaría que) hubiera aparecido un jardín selvático”.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO