Breve historia de la música #4: Metal alternativo, rompiendo barreras

Deftones

Lee las entregas anteriores: #1 Emo, #2 Britpop y #3 Shoegaze.

Para el oyente común, los nombres de Exumer, Obituary y Marduk no sonarán demasiado. Pero, si nombramos a System of a Down, Deftones y Rage Against The Machine probablemente asientan con la cabeza diciendo: ¡hey, esos son grupos de metal!

El metal paulatinamente fue ocupando espacios que no le eran tan propios; lo que habitualmente se nombra como el mainstream. Si queremos “dar fecha” a ese giro podemos fijarla en 1991, cuando Metallica lanzó su disco homónimo (que por su portada negra fue llamado Black Album). Alejándose del sonido thrash metal veloz y rabioso de sus tres primeros álbumes y del thrash técnico del cuarto, Metallica explora sonoridades más radiales. Enter Sandman fue un hitazo y para qué hablar de la balada Nothing Else Matters, cuya fama perdura hasta hoy. Incluso, fue versionada por Shakira.

El Black Album es resultado de la década de 1990, en que el metal más ortodoxo, ese que referencia el sonido clásico del thrash, el death y la Nueva Ola de Heavy Metal Británico (NWOHMB, en inglés), comienza un franco retroceso. Con la excepción del auge del black metal noruego, las bandas que desarrollaban los estilos recién nombrados se disolvieron o pasaron por cambios de formación y sonido. Los grandes nombres de antaño (Slayer y Iron Maiden, por ejemplo) pasaban por una crisis que tendría repercusiones diversas en cada agrupación.

No obstante, el “bajón” de los iconos de los 80 daría la oportunidad a que propuestas metaleras heterodoxas acapararan la atención. Aquí es donde debo hacer una aclaración sobre el título y el tema que estamos tratando. De ahora en adelante haré uso de la etiqueta “metal alternativo” para referirme a todas estas formas diferentes de hacer metal en el contexto de las década de 1990-2000. Dentro de este fenómeno consideraremos estilos tan diversos como el rap metal, el funk metal y el metal industrial porque, en ese período, los une un eclecticismo musical que los hace “forzar” las barreras del metal, además del éxito comercial.

Los orígenes del metal alternativo son más bien difusos, allá por los años 80. Más que un movimiento (como el britpop y el emo) o un género (como el shoegaze), representó un fenómeno musical fragmentado que tenía en común romper los convencionalismos dentro del metal. Así, no podemos pasar por alto a pioneros como Melvins, que se ubican entre el hardcore punk y el metal primigenio de Black Sabbath. Su influencia es vasta, yendo desde el grunge hasta el sludge (una mezcla entre doom metal y hardcore). Otra banda rupturista para su época fue Faith No More, que desde el lanzamiento de We Care a Lot (1985) supieron combinar el funk, el rap y el metal. Finalmente, Helmet sería el punto de quiebre, en 1989. Esa mezcla de punk, metal y rock alternativo formaría escuela en la década venidera.

Entonces, para la década de los 90, el declive del metal tradicional hizo que este proceso iniciado en los 80 diera frutos. Y estos frutos fueron de lo más diverso, compartiendo a su vez con una industria musical rica en gustos y colores. Así, en medio del grunge, el trip hop, el shoegaze, el brit pop, el pop teenager, el rap y la multitud de variantes de la electrónica (entre ellas el techno, el EDM y el eurodance), salieron a la luz bandas como Nine Inch Nails, KornType O Negative y Marilyn Manson. Estos grupos florecerían de la mano de festivales como Ozzfest, Download y Rock am Ring.

Quizás la ruda competencia por figurar en las radios y en los videos de Mtv hizo que esta generación de músicos de metal fuera dispareja. Hay quienes hicieron mucho ruido y se diluyeron hasta ser un recuerdo; y por otro lado, bandas que lograron hacer una carrera destacada y llegar a ser influyentes. Grupos como Limp Bizkit, Papa Roach y Drowning Pool tuvieron su momento de gloria y llegaron a muchos oídos, pero no pudieron evolucionar de manera sostenida, teniendo un éxito menor luego de la segunda mitad de los dos mil.

No obstante, otros grupos han sabido mantenerse vigentes, generar expectación e incluso influir a las nuevas generaciones. Faith No More es el mejor ejemplo. Con una carrera impecable han podido dar siempre en el clavo con sus propuestas de fusión. Rage Against The Machine es otro caso de trascendencia. Supieron armonizar el rap y el metal, pero potenciándolo con un discurso político coherente y contingente (todo lo contrario a Limp Bizkit). System of a Down es otro ejemplo de una banda que ha sabido mantener un público y una propuesta musical. Nuevamente la fuerte impronta política se hace presente, pero esta vez fusionando las guitarras con la música armenia. Finalmente, Deftones es un grupo que supo superarse a si mismo (y la muerte de sus bajista) para dar material de calidad, siendo Gore (2016) el último de sus trabajos. Slipknot sigue siendo referente en lo que a teatralidad y sonido pesado se trata.

El balance del público metalero con el metal alternativo es polémico. Parte de la comunidad lo considera una forma más de hacer metal, otra lo desprecia y hace alusión a que solo se trató de una moda pasajera. En parte, sus detractores tienen cierta razón. No muchos grupos sobrevivieron para vivir en plena forma la segunda década del dos mil. De hecho, desde 2005 en adelante, el panorama de la música pesada más comercial gira hacia relecturas de la insondable dialéctica entre el metal y el hardcore, como el metalcore de segunda ola y el deathcore.

Quizás, el gran valor de estas bandas, tanto de las que sobreviven como las que se convirtieron en un recuerdo; es que sirvieron como iniciación para los fanáticos del rock y el metal del siglo XXI. Muchos de los que se interesaron por estos grupos terminaron explorando el enorme abanico musical de la música de guitarras, incluso, yendo más allá. Lo que distingue al metal alternativo es la eliminación de los prejuicios, de las barreras mentales que unen a los sonidos.

10 discos fundamentales
Faith No More – Angel Dust (1992)
Rage Against The Machine – Rage Against The Machine (1992)
Korn – Korn (1994)
Nine Inch Nails – Downward Spiral (1994)
Marilyn Manson – Antichrist Superstar (1996)
Deftones – White Pony (2000)
System of a Down – Toxicity (2001)
Slipknot – Iowa (2001)
Linkin Park – Meteora (2003)
Disturbed – Ten Thousand Fists (2005)

 

 

 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO